Juegos de los gauchos (I): la taba

La descripción del gaucho fue realizada en el parágrafo correspondiente por lo que sería reiterativo efectuar en este lugar una reseña del personaje. Sí en cambio podemos detallar el aspecto lúdico, el de los juegos que practicaban cuando las duras tareas campestres le dejaban un tiempo libre. Así, era habitual jugar a la taba como complemento final a la ardua tarea de marcar animales (yerra). Jugar a los naipes, preferentemente el truco casi en cualquier circunstancia: dentro del mismo rancho acompañados del infaltable mate, a la sombra de un árbol, debajo del piso de las carretas en los polvorientos caminos pampeanos, en la pulpería acompañados por la ginebra o la caña, en los galpones de maquinarias y herramientas. Realizar ese ejercicio llamado visteo para cuando las circunstancias hicieran necesario llevar la mano al cinto para ‘pelar el facón’ en un duelo criollo.

No podían faltar juegos en los que participaran caballos, pudiendo remarcarse 3 de ellos: las cuadreras, las carreras de sortija, y el pato; la mencionada en primer término ya ocupa un capítulo propio en pampeando y a él nos remitimos.

1) TABA

La taba es un antiquísimo juego que ya practicaban los griegos y llegó a América de la mano de los españoles, jugándose predominantemente en la Argentina y la República Oriental del Uruguay, aunque también se practica en algunas regiones de Chile, Paraguay y sur de Brasil. Con las características especiales que le imprimieron los gauchos, claro.

Para el juego se utiliza un hueso de las extremidades posteriores del vacuno, el astrágalo, conocido comúnmente como “garrón”. En el patio de un rancho criollo de tierra apisonada regada previamente, se delimita una cancha de aproximadamente 2 metros de ancho, en cuyos extremos se trazan dos líneas a 6 ó 7 metros de distancia una de otra; cada jugador se ubica detrás de una de ellas, enfrentados entre sí.

Al tirar la taba ésta debe sobrepasar la línea marcada, pero si no lo hace o la taba cae de costado se repite la jugada.

Una cara del hueso tiene una depresión y en ésta cara la plancha de metal o calza que la recubre sobresale en un extremo aproximadamente 1 cm, siendo filosa. La otra cara es más lisa y la calza termina en el mismo perímetro del hueso; cuando ésta cara queda hacia arriba es suerte y gana la apuesta el que la tiró, como así también los que ‘de afuera’ apostaron por él, mientras los que coparon la apuesta pierden. A la inversa si queda arriba la otra cara que se llama culo, pierde el jugador que la hizo caer en esa posición y los que apostaron por él. El jugador pierde su turno y participa otro.

Taba en posición de suerte
Taba en posición de suerte
Taba en posición culo
Taba en posición culo

Cuando la taba cae de modo tal que queda oblicua porque la parte mencionada con filo (o hacha) se incrusta en la tierra quedando la suerte hacia arriba se llama clavada: gana el jugador que realizó el tiro y los que apostaron por él, pudiendo cobrar el doble si así se estipuló previamente.

Taba en posición clavada
Taba en posición clavada. La parte inferior, con filo, se clava en la tierra manteniéndola en esta posición.

Apuestas: puede haber un juez, llamado canchero, que controla las apuestas. Éstas se realizan de viva voz, poniendo el dinero en el suelo a un costado de la cancha, apoyando algún cascote sobre los billetes, tanto de unos como de otros apostadores.

Taba culera: se denomina así aquella que está cargada y que tirada por el jugador hábil y tramposo que la conoce resulta suerte, mientras que cuando la tira el contrincante resultará culo.

http://pampeandoytangueando.com/pampeando/juegos-de-los-gauchos-ii-el-truco/

http://pampeandoytangueando.com/pampeando/juegos-de-los-gauchos-iii-carrera-de-sortijas/

http://pampeandoytangueando.com/pampeando/juegos-de-los-gauchos-iv-el-pato/

http://pampeandoytangueando.com/pampeando/juegos-de-los-gauchos-y-v-el-visteo/

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

8 comentarios sobre “Juegos de los gauchos (I): la taba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR