De los Cantos y Cosas de la Infancia

 

En el origen de las palabras trataremos de descifrar en esta ocasión el origen de las distintas versiones de una canción infantil muy popular, que tuvo diferentes interpretaciones en muchos países. Estas son las que pude reunir, comenzando el periplo por León (España). Si caminamos por la calle leonesa Mariano D. Berrueta, al llegar a la calle De La Sal vemos en ésta una placa que dice:

 

Aserrín-aserrán

los maderos de San Juan

dicen los niños que juegan

en la calle de La Sal

calle de los 30 pasos

ni uno menos ni uno más.

 

CENTENARIO

de Paco Pérez Herrero (2006)

1906 – 1986

Calle de la Sal
Placa de la Calle de la Sal

Tal vez por ser desconfiado por naturaleza, o porque si algo me plantea dudas prefiero verificar la realidad, me tomé el trabajo de contar los pasos, y a paso normal son 47; medí nuevamente alargándolos y conté 45 pasos  por lo que deduzco que, o bien se trata de una licencia literaria (lo cual suele ocurrir y está permitido) o puede tratarse de una medida de longitud antigua. Todo puede ser, pero como verdaderamente eso carece de importancia, sigamos con la(s) canción(es).

 

 

Aserrín aserrán es una vieja canción popular española, propia de la noche de San Juan y que acompaña a un juego que se realiza con los niños pequeños. Una persona mayor sienta al niño sobre sus piernas y, cogiéndole por sus dos manos, lo balancea despacio, y cantándole:

 

 1

Aserrín, aserrán

los maderos de San Juan

los del rey sierran bien

los de la reina también.

Los del duque

ruque, truque.

 

Coincidiendo con los dos últimos versos del cantar, los movimientos se hacen más rápidos. Existen numerosas versiones según el país de habla hispana en la que se canten.

La versión a continuación es la que cantaba yo y jugaba con mi papá, que me hacía cosquillas en el cuello y fingía cortarme el cuello…

Argentina, Chile, Ecuador, Uruguay y algunas zonas de España:

Aserrín, aserrán,

los maderos de San Juan,

piden pan, no les dan,

piden queso les dan hueso

         y les cortan el pescuezo.

 

Colombia
Existe una versión en el poema “los maderos de san juan” escrita por el poeta José Asunción  Silva y que en su estrofa pertinente dice:

 ¡Aserrín! ¡Aserrán!    

3
Calle de la Sal

los maderos de San Juan,

piden queso, piden pan,

los de Roque

alfandoque,

los de Rique

alfeñique

¡Los de triqui,

triqui, tran!
México

Aserrín, aserrán,

los maderos de San Juan,

Piden pan, no les dan,

piden queso les dan hueso

         y se les atora en el pescuezo

.

Alto Paraguay

En algunas regiones del alto Paraguay se canta todavia la versión antigua que conmemora a los heróes españoles e indígenas del tiempo de la conquista:

¡Aserrín!

¡Aserrán!

Los maderos de San Juan,

piden pan,

no les dan,

y se van a batallar.

Con San Juan,

San José,1

se pelean otra ve`.

Indios sí,

indios no,

los mataron, que pená.

Tralalí,

tralalá,

quién sera el que morirá.

No lo sé,

no lo sá,

no lo sabe nadie ma´.

¡Aserrín!,

que chiquín,

aserrán será Don Juan.

No se van,

indios Juan,

se cortaron los dedós,

y tambien el pescuezó.

Que masacre,

que dolor,

todos mueren menos yo.

todos, todos, todos ¡Sí!,

 

Otra versión

Aserrín, aserrán,

los maderos de San Juan,

piden pan, no les dan, piden queso

les dan hueso (opcionalmente agrega: …y les cortan el pescuezo…)

Piden vino, si les dan

se marean y se van (alternativamente cambia por: Se emborrachan y se van)

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como “Cronopio”, es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

3 comentarios sobre “De los Cantos y Cosas de la Infancia

  • el 18 marzo, 2013 a las 15:34
    Permalink

    Qué lindos recuerdos de la niñez, mi papá, también fingía cortarme el cuello.
    Tambien hacíamos ronda con mis amiguitas de la cuadra y hacíamos la mímica de lo que cantabamos.
    Aserrín, aserrán,
    recuerdo yFelicidad!.
    Gracias César por llevarnos a un momento tan felíz de nuestras vidas.

    Respuesta
  • Pingback: Anécdotas de tiempos viejos: Semana Santa Leonesa » Pampeando y Tangueando

  • el 19 marzo, 2013 a las 1:54
    Permalink

    Una vez en el YCA allá por los 70´ escúché una versión Náutica con una pequenha variación. Se la cantaban algunos contrincantes a la tripulación de Germán Frers, el famosísimo velerista y disenhador.

    Aserrín, aserrán,
    los esclavos de Germán.
    Piden pan,
    no les dan… etc. etc.
    Cantada en el sitio tenía su gracejo y no les hacía gracia ninguna a los tripulantes del consagrado Frers.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies