El Turismo de Carretera, ese invento argentino (VI)

TITANES. Si un Gran Premio de la República Argentina era ya un desafío considerable, que dejaba en el camino a muchísimos competidores, en 1948 se decide correr el Gran Premio de la América del Sur, en un momento de claro liderazgo de Argentina en el sub continente.

Sólo pensar que se unían Buenos Aires (largada) con Caracas (llegada) pasando por Salta, La Paz, Lima, Guayaquil, Quito y Bogotá, con 9.600 kilómetros de recorrido, en catorce etapas (de entre 500 y más de mil kilómetros de recorrido cada una) es fácil deducir que estamos ante un grupo de 141 pilotos y acompañantes capaces de encarar cualquier desafío.

Allí estaban los nombres más importantes del automovilismo argentino, con el mismo Fangio, Juan y Oscar Gálvez, Froilán González o Domingo Marimón, entre otros. Largaron el 20 de octubre y llegaron a Caracas el 8 de noviembre de 1948. Con esos caminos, esos coches, aquellas comunicaciones… fueron héroes todos ellos.

El cordobés Marimón llegó primero, Eusebio Marcilla segundo y Juancito Gálvez, tercero. El Aguilucho había dominado con mucha ventaja casi toda la prueba, pero se quedó en la etapa final.

Para volver compitiendo, se hizo una segunda parte entre Lima y  Buenos Aires, pasando por Santiago de Chile. Ésta sí la ganó Oscar Alfredo Gálvez. Era una especie de repechaje, en el que participaron todos los que pudieron poner sus coches otra vez en carrera. Comparar esto con el ‘Dakar’ sudamericano,  pone más de relieve el valor de aquellos obstinados devora kilómetros.

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Un comentario sobre “El Turismo de Carretera, ese invento argentino (VI)

  • el 7 enero, 2011 a las 14:32
    Permalink

    Ahora que nuevamente rugen los motores en el Dakar (aunque va siendo hora de llamarlo “Vuelta Sudamericana”) con cabecera en la capital del tango, Eduardo Aldiser retrotrae nuestra memoria a lo que podemos considerar uno de los primeros rallys de la historia. Histórico, emocionante, insuperable rally; erase una vez el Turismo de Carretera: la “Buenos Aires-Caracas”. Los argentinos sentirán añoranza por la ausencia de su tierra de este periodista automovilístico en su juventud, pues Eduardo en sus comienzos relataba desde LT3 de Rosario en “Historias con Tuercas” y “Escape Libre” la emoción del mundo de las carreras.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR