Relato de Magoyita

Caracterización Minguito. Foto p. CharlasCon el permiso de ustedes:
Gobello, Oliveri, Conde,
-da Veiga, si no se esconde-
y si he de agregar un bardo
designo a Mario Valdés.
Pa’ comentarles la charla
que en Léon dictó mi parla.

RELATO DEL COLORAO “MAGOYITA” QUE ASISTIÓ A UNA CHARLA SOBRE LUNFARDO EN LEON (ESPAÑA)

La cosa tuvo lugar el sábado 28 de abril como a las 6 de la tarde. En el galponcito se habían arrejuntao  unos cuantos gilastrunes, muy despatarraos en los bancos, cuando en un redepente apareció la Margo, meta y ponga dale a un tangazo con el pelao Sebas. En esa estaban y yo me puse contento calculando que había garufa, ya medio me la encaraba a una cusifai medio retrechera, cuando apareció ‘Malevo’, se apropiscuó por áy endemientras decía: “en esta esquina mando yo, y si alguien dice lo contrario que vaya viniendo, que vaya”.

Y se agachó a recoger un cacho ‘e madera, peló el facón, le sacó una viruta que afiló como si fuese un escarbadiente y se lo puso en la oreja, se lo puso, endemientras retaba… “che Margo, decíle al coso ese que se vaya” … el pelao se las piró volando. Y endemientras se limpiaba lasuñas con la punta del envenado, le tira a la Margo “qué te parece paica, si les doy una charla a los cosos éstos”.

-¿Y vos quién sos? le pregunta

-¿Yo?, yo soy el tango. Y áy nomás se mandó una sexteta; solo faltaba acompañar con la viola:

Con permiso, soy el tango / que bailó la paica Margo / cuyos versos en lunfardo / escribieron muchos bardos; / el que cantaba Marino / del “Ciruja” buen amigo”

tangueando

Querés creer que al final la paica estaba contenta, estaba; campaneó a todos los otarios esos y les mentó quién era el malevo, y que les iba a dar la lata pa’tratar de engrupirlos, pa’tratar. Cachó el malevo y les recitó “El Feite”, un lunfasoneto (así lo mentó) de ese otro coso que tiene tantos nombres, que tiene. Un tal Carlos de la Pua.

Mentaba muchas pavadas que les explicó a los gilunes, y endespués les metió el cuento lo que quería sinificar. Y les macaneó un montón de cosas, lo que era el lunfardo, porqué se llamaba así, porqué aparecieron esas parolas del reaje y otras cosas que no entendí ni medio, cuando enderepente se escuchó música y… áy me gustó más, la voz del feo ¡qué grande, che! me parecía ver sus manazas tocando la viola endemientras cantaba “Y TACONEANDO SALIÓ”.

Endespués malevo otra vez dando la lata, explicando todas las menciones (atenti la barra, dije ‘menciones’) medias raras …aunque pa’ nosotros, el reaje, yo no le vi nada raro: el yuguillo, el buyón, el conventiyo, les macaneó sobre la ‘mefátora’ esa del asfalto y qué se yo cuantas gilerías; y otra vez engrupiendo a los giles con un cuento. Hasta los engrupió con ese cuento de la formación de una boludez, una gilada (un lunfardo yoyega, ¿qué me contursi?): ¡cómo los yoyegas fabricaron gilipollas!

El colorao Magoyita

Yo no digo nada, ¡si la gente estaba contenta con esas boludeces!… después se armó la milonga pero yo me pirajusié pa’ encontrarme con un fato que salía del laburo, salía. Capá que me perdí lo mejó si endespués se armó bronca fulería.

http://pampeandoytangueando.com/tangueando/primera-charla-sobre-lunfardo-5/

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

4 comentarios sobre “Relato de Magoyita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies