Cuarta charla sobre lunfardo: Yira Yira (y II)

Yira Yira y otros temas
Yira Yira y otros temas

Glosa Yira-yira

No le creas al amor

que el mundo es una mentira.

Hazte fuerte en el dolor

aunque veas que el alma expira.

Jamás muestres tu amargor,

que la gente nunca estira

ni una mano… ni un favor…

Te mirarán… de estribor,

y te dirán… ¡Yira… yira…!

“555 glosas en verso”, de Mario Alberto Molins (marzo de 1947); fuente “hermano tango”

YIRA-YIRA forma parte de las letras testimoniales, es decir representan el testimonio de una época, y su autor ahonda fundamentalmente en la crítica social. Discépolo lo creó en 1929 y lo estrenó Sofía Bozán en el teatro Sarmiento, aunque su creador dijo que lo concibió en 1927; en una audición de LR3 Radio Belgrano (Cuaderno de Crisis nº 3) dijo que

“surgió tal vez como el más espontáneo, como el más mío de los tangos, aunque durante 3 años me estuvo ‘dando vueltas’. Porque está inspirado en un momento de mi vida. Venía yo, en 1927, de una gira en la que nos había ido muy mal. Y después de trabajos, fatigas, luchas y contratiempos regresaba a Buenos Aires sin un centavo… Allí surgió yira…yira, en medio de las dificultades diarias, del trabajo amargo, de la injusticia, del esfuerzo que no rinde, de la sensación que se nublan todos los horizontes, que están cerrados todos los caminos. Pero en ese momento el tango no salió, no se produce en medio de un gran dolor, sino con el recuerdo de ese dolor.

Yo no escribí ‘Yira-yira’ con la mano. La padecí con el cuerpo. Quizás hoy no la hubiera escrito porque los golpes y los años serenan. Pero entonces tenía veinte años menos y mil esperanzas más. Tenía un contrato importante con una casa filmadora que equivocadamente se empeñaba en hacerme hacer cosas que me desagradaban como artista… como hombre digno. Y me jugué. Rompí el contrato y me quedé en la calle. En la más honda de las pobrezas y en la más honrada soledad.

‘Yira-yira fue una canción de la calle, nacida en la calle cuando le mordía el talón a los pasos de los hombres. Yo viví la letra de esa canción más de una vez. La padecí, mejor dicho, más de una vez. Pero nunca tanto como en la época en que la escribí. Hay un hambre que es tan grande como el hambre del pan. Y es el hambre de la injusticia, de la

Discépolo y "Mordisquito"
Discépolo y “Mordisquito”

incomprensión. Y la producen siempre las grandes ciudades donde uno lucha, solo, entre millones de hombres indiferentes al dolor que uno grita y ellos no oyen. Grité el dolor de muchos, no porque el dolor de los demás me haga feliz, sino porque de esa manera estoy más cerca de ellos. Y traduzco ese silencio de angustia que adivino. Usé un lenguaje poco académico porque los pueblos son siempre anteriores a las academias. Los pueblos claman, gritan, ríen y lloran sin moldes. Y una canción popular debe ser siempre el problema de uno padecido por muchos”.

Es decir, fue un alegato crudo, de desesperanza, ante la crisis moral y económica de esos años, (cuando en octubre de 1929 se produjo el ‘crack’ con la caída de la Bolsa de N. York) y revela la impotencia del que no puede romper los muros del desamparo. Se lo incluyó en 2 películas, la primera vez fue incluida en uno de los cortometrajes con Gardel, de las primeras películas con sonido. La segunda vez, “LA VIDA ES UN TANGO” la protagonizó Hugo del Carril.

Francisco Canaro – Yira Yira (Tango) – YouTube

ANÁLISIS DEL TANGO

Yira, Yira: proviene del italiano “girare”, caminar alrededor de un lugar, es decir dar vueltas sin un objetivo claro. Por extensión, a la prostituta que da vueltas se le dice: “es un yiro”. El tango originalmente se iba a llamar “Cuando te apaguen la vela” y su significado se encuentra al final del poema.

Los 3 primeros versos, “Cuando la suerte que es grela, /fayando y fayando / te largue parao; / efectúa una comparación de la suerte con la mujer, que te puede amurar, es decir largar parao Porque tengan en cuenta que grela significa mujer. Hace poco tiempo alguien me preguntó su significado porque le habían dicho que significaba mugre. Definitivamente NO; esta acepción de mugre comenzó a difundirse en la década de 1960, tal vez por asociación de mugre y grela formando “mugrela”. Pero a tener en cuenta que este tango es de 1929. Fayando  deriva de fallar. Largar parado quiere decir dejar abandonado.

Los versos siguientes son un montón de frases vulgares en la cual encontramos 2 o 3 palabras lunfardas. Lo importante es cómo con esos lugares comunes transmite un mensaje que cala tan hondo. Menciona cuando estés bien en la vía, es una metáfora que alude a no tener medios para subsistir (por alusión a los linyeras, que solían andar guiándose en su rumbo por las vías); y quiere significar no tener un sitio en el mundo, perdida ya hasta la fe, sin tener siquiera yerba usada secándose al sol para tomar unos mates; rajar aquí tiene el significado de rotura, hendidura; tamangos significa zapatos, proviene del portugués tamanco; mango ya saben que es dinero, y morfar es comer. Es decir los zapatos gastados en la búsqueda del dinero que le permita sobrevivir, para darse cuenta finalmente de la indiferencia del mundo. Dolorido, no puede esperar un gesto de amor, nadie le dará una mano, una ayuda.

4ª charla. Angel VARGAS - LACAVA

Antiguamente había timbres que funcionaban con pilas: se secarían de tanto apretar inútilmente. Tirado en este caso tiene la acepción de indigente, pobre, abandonado. Cinchar es trabajar esforzadamente (tener en cuenta la faja o “cincha” en las cabalgaduras); manyar es comprender y otario significa tonto, cándido.

Analizando el sentido de esta última estrofa, la conclusión es que puede llamar a muchas puertas inútilmente, nadie lo cobijará, “ni un pecho fraterno”. Y hasta contemplará (otra vez la metáfora) “cómo se prueban la ropa que va a dejar”; es decir pone de manifiesto la indiferencia de los que lo rodean, y por eso, cansado, se puso a ladrar. Quiero entender esto último como otra metáfora, tal vez en esa sola palabra quiso significar la lucha, la protesta social, las huelgas, la violencia en fin, para conseguir una sociedad más justa. Porque no olvidemos que Discépolo, antes que peronista, fue anarquista.

Bibliografía:

“Todo Tango”. José Gobello

“Calles de tango”. Bernardo Verbitsky. 1953

“Cuadernos de crisis”. Nº 3. Buenos Aires, 1973

“La esfinge maragata”. Concha Espina

“El País de los Domingos”. 19 de agosto de 2012

Revista “Argentinos de León” nº 3. Febrero de 2008

Yira-yira (tango 1929)

 

Cuando la suerte qu´es grela

Fayando y fayando

Te largue parao,

Cuando estés bien en la vía

Sin rumbo, desesperao,

Cuando no tengas ni fe,

Ni yerba de ayer

Secándose al sol,

Cuando rajés los tamangos

Buscando ese mango

Que te haga morfar,

La indiferencia del mundo

Que es sordo y es mudo

Recién sentirás…

 

Verás que todo es mentira

Verás que nada es amor,

Que al mundo nada le importa…

Yira… yira…

Aunque te quiebre la vida

Aunque te muerda un dolor,

No esperes nunca una ayuda

Ni una mano, ni un favor…

 

Cuando estén secas las pilas

De todos los timbres

Que vos apretás,4ª charla. imagen disco yira yira

Buscando un pecho fraterno

Para morir abrazao,

Cuando te dejen tirao

Después de cinchar

Lo mismo que a mí,

Cuando manyés que a tu lado

Se prueban la ropa

Que vas a dejar,

Te acordarás de este otario

Que un día, cansado

Se puso a ladrar…

 

Letra y música: Enrique Santos Discépolo; (primeramente había pensado en titularlo  “Cuando te apaguen la vela”)

Fue estrenado por Sofía Bozán en el teatro “Sarmiento” durante la temporada de 1929.

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (sello Odeón N° 18.830).

Grabado por la orquesta de Aníbal Troilo con la voz de Edmundo Rivero. (sello RCA, 1947)

http://pampeandoytangueando.com/tangueando/cuarta-charla-sobre-lunfardo-yira-yira-i/

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Un comentario sobre “Cuarta charla sobre lunfardo: Yira Yira (y II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies