Con Permiso, soy el Tango (XXVI). Metáforas tangueras

Edmundo Rivero
Edmundo Rivero

 

Con permiso, soy el tango

el de Evaristo en Palermo;

con “Nica” y “Giorgi” es el terno

con el que se forjó “El Tango”. (*)

¿Qué es el tango? Se preguntarán muchos. Yo les respondo que “es una música de unas características determinadas; y esas características hacen que se baile así y no de otra manera. Pero también es poesía. Es decir que la conjunción de 3 factores son los que conforman el tango: música, baile, poesía”.

En esta ocasión me detendré en el tercer término, la poesía, para significar que en el tango es historia de vidas… o para aclarar el concepto, son distintas facetas de vidas cantadas como una historia. Y el listado de cosas de vida que nos cuentan las letras de tango es interminable, pues nos habla de la pobreza y la riqueza, la ausencia, la viejita, el “gomía”, el hermano, el dolor, el naipe, el “yobaca”, el calavera, el curda, el viejo, el pibe, el misógino, el compadrito, las guerras, la ramera, el ciruja, la paica (buena, mala, sensible, perdularia, ladrona), deportes (fútbol, boxeo, cuadreras), personajes (políticos, históricos, gauchescos, literarios)… además de personajes de todas las nacionalidades fruto del país cosmopolita que es Argentina.

Pero hay una cosa más que las mencionadas en las letras de tango, una faceta muy habitual: las metáforas. De éstas hay para todos los gustos y las encontramos en muchos tangos, sólo hay que percibirlas, descubrirlas al escuchar con atención el significado de las letras.

Uno de los emblemáticos en este sentido es “FANGAL”, escrito por Homero Expósito y Enrique Santos Discépolo y al que puso música este último. Fantástica la versión de Edmundo Rivero. Relata el caso de una mujer que en el camino de la vida está haciendo equilibrio entre el bien y el mal, con inclinación hacia este último aspecto (¿el robo, la prostitución? …el detalle no interesa): “Yo la ví que se venía en falsa escuadra / se ladeaba, se ladeaba por el borde del fangal”.

Cortada Enrique S. Discépolo
Cortada Enrique S. Discépolo

Alguien la aconsejó mal para que tomara el camino equivocado: “Alguien tiró la banana / que ella pisó sin querer”. El narrador se confiesa un tonto porque intentó salvarla “Y justito cuando vi que se venía ya decúbito dorsal, / me la agarré” creyendo que haría una buena, una gran obra de caridad: “Fui un gil, / porque creí que allí inventé el honor”. Pero al percatarse de su error se afirma en su convicción de tonto irremediable: “un gil, / que alzó un tomate y lo creyó una flor”. Y el tema continúa por ese derrotero.

Son tantos y con una variedad tan grande de metáforas, que solo señalaré unos pocos versos (los que contienen las mismas) de algunos tangos. En general son frases tan explícitas que no necesitan aclaraciones.

El magnífico poeta Esteban Celedonio Flores, “el negro” Flores, nos entrega unos versos a los que puso música Pedro Maffia, y ensalzando a la madre expresa lo siguiente: …”El cariño de mi madre, / de mi viejita adorada, / que por santa merecía, / señor Juez, ser venerada, / en la calle de mi vida / fue como luz de farol”… Se titula “SENTENCIA” y lo grabó Osvaldo Pugliese con el cantor Ricardo Medina; también Edmundo Rivero con la orquesta de Mario Demarco y Carlos Dante con orquesta de Alfredo de Ángelis.

Sentencia – Carlos Dante con la Orquesta de Alfredo De Angelis …

El tango “MIS CONSEJOS” con letra y música de Héctor Marcó expresa: “La vida del calavera, / es un frágil cigarrillo / de traidoras espirales. / Primero da fuego y brillo, / después, te encanan los grillos”… Buena versión del cantor Rodolfo Lesica con la orquesta de Jorge Caldara.

Otro tango plagado de metáforas es “CANCHERO” cuya letra compuso el magistral Celedonio E. Flores y su música Arturo de Bassi, y cuando lo canta E. Rivero dice:

Cuando pasa el organito.
Cuando pasa el organito.

“Para el récord de mi vida sos una fácil carrera

Que yo me animo a ganarte sin emoción ni final,

Te lo bato pa´ que entiendas, en esta jerga burrera,

Que vos sos una potranca para una penca cuadrera,

Y yo, che vieja ya he sido, relojiao p´al Nacional”…

 

“TE LLAMAN MALEVO” fue escrito por Homero Expósito y la música es de Aníbal Troilo (casi nada); su cantor Ángel Cárdenas nos contaba que …”La sal del tiempo le oxidó la cara / cuando una mina lo dejó en chancleta, / y entonces solo, para siempre solo / largó el laburo y se metió en la huella… Dicen que dicen que una noche zurda / con el cuchillo deshojó la espera”…

 

Nelly Omar y su voz maravillosa canta “EL AGUACERO”, un estilo pampeano al que puso música Cátulo Castillo, con esta letra de José González Castillo:

…“Y la pampa es un verde pañuelo / colgado del cielo / tendido en el sol…”

 

En un lejano 4 de agosto de 1943 Francisco Fiorentino cantaba con la orquesta de Aníbal Troilo “GARÚA”, con letra de Enrique Cadícamo y música del propio Troilo:

Enrique Cadícamo y F. Fiorentino. Tango Garúa
Enrique Cadícamo y F. Fiorentino. Tango Garúa

“Garúa…

Sólo y triste por la acera,

Va este corazón transido

Con tristezas de tapera…

Sintiendo… tu hielo…

Porque aquella con su olvido

Hoy me ha abierto una gotera.

Perdido…

Como un duende que en la sombra

Más la busca y más la nombra.

Garúa…

Tristeza…

Hasta el cielo se ha puesto a llorar”.

 

Casa Museo Evaristo Carriego
Casa Museo Evaristo Carriego

En “VIEJA RECOVA” de Enrique Cadícamo con música de Rodolfo Sciammarella, Jorge Vidal nos canta con la orquesta de Pugliese: …La mala suerte / le jugó una carta brava,/ se le dio vuelta la taba /  la vejez la derrotó. / ¡Vieja Recova, si vieras cuánto dolor!…

“CAFETIN DE BUENOS AIRES” tiene letra de Discépolo y música de Mariano Mores; acodado en la barra del bar resulta ensoñador escuchar a  Mariano Mores mientras tomamos un café, para  que Enrique Lucero nos diga: …“Me diste en oro un puñado de amigos,/que son los mismos que alientan mis horas”…

Seguimos “desatornillando” metáforas y nos encontramos con que Enrique Cadícamo escribió  la letra de un tango al que musicalizó José Mª Aguilar: “AL MUNDO LE FALTA UN TORNILLO”. Y será difícil elegirlo, o mejor dicho decantarnos por el intérprete, los dos grandes, Carlos Gardel y Julio Sosa, aquél acompañado de guitarras, éste por la orquesta de Armando Pontier, pero los dos expresan el mismo sentimiento: …”Hoy no hay guita ni de asalto / y el puchero está tan alto / que hay que usar el trampolín, / si habrá crisis, bronca y hambre / que el que compra diez de fiambre /  hoy se morfa hasta el piolín”…

Ella y él se preparan para la milonga
Ella y él se preparan para la milonga

Y estaba el hombre que le aconsejaba a su mujer no llegar tarde a casa, no es porque se pusiera celoso, pero… una noche ella llegó borracha, y él le dio la “BIABA” que Celedonio Flores describió así:  …”Los bifes, los vecinos me decían, / parecían aplausos, parecían, / de una noche de gala en el Colón”. Edmundo Rivero, autor de la música, canta esta milonga.

Los ejemplos mencionados son una pequeña muestra de las muchas metáforas que contienen los tangos, y guardé para el final la que –para mí- es la más auténtica expresión de la belleza, la que si se tomara como ejemplo reivindicaría la humanidad con las letras, la honestidad, la ética ¡Filosofía de vida pura! Se titula “Bien Bohemio” perteneciendo la letra a S. Rainer, y la música a “Tití” Rossi y J. Pomatti. Dice: …”como perro en cancha ‘e bochas la gente me hace gambeta” …”Yo he cenado muchas noches / con un verso de Carriego, / con diez guita en el bolsillo / hasta supe sonreír” …”Yo pude alcanzar el cielo, / pero a cambio de esa altura / debía vender el alma y arrastrar mi dignidad. / Andar siempre de rodillas, no pensar en la decencia”…

Pero en el entusiasmo casi escribo toda la letra, es mejor escucharlo en una de las mejores versiones, la de Julio Sosa.

https://www.google.es/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=julio+sosa.+Bien+bohemio

Espero que disfruten el contenido del artículo y al escuchar el tango propuesto en esta ocasión se sientan identificados con su letra.

El Varón del Tango, Julio Sosa
El Varón del Tango, Julio Sosa

 (*)  Para aquellos que no lo sepan, Evaristo es el mítico Carriego, “Nica” es Paredes, de quien “Giorgi” (Borges) escribió la milonga “A don Nicanor Paredes”; y es autor también del hermoso tema “El Tango”, entre otros hermosos poemas. 

por César J. Tamborini Duca         

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Un comentario sobre “Con Permiso, soy el Tango (XXVI). Metáforas tangueras

  • el 13 octubre, 2016 a las 13:41
    Permalink

    EL TANGO DA PARA MUCHO, DIRÍA PARA TODO. LAS LETRAS SON POESÍA AUNQUE NO LO ADVIERTAN LOS TANGUEROS QUE SOLO DETECTAN EN ÉL EL BAILE. Hay que conocer bien el lenguaje y conjuntamente el del porteño, ya que el Tango (que es Rioplatense), tiene identidad Argentina, pero no es cierto, es más de Bs. As. donde se armó como un rompecabezas de lenguajes diversos, de inmigrantes, de músicas diversas y de costumbres típicas de ciudad.Los personajes del Tango son emblemáticos, y queríbles aún cuando la picaresca y la mala vida los roce.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR