Camino de Santiago (Memorias del Camino: III)

Los Reyes de Castilla y León Alfonso VI y Alfonso VII, de Navarra Sancho III, y de León Ramiro I, comprendieron la importancia del Camino no sólo para la España cristiana sino para toda Europa, y por eso hicieron levantar templos y fundaron hospitales y albergues para los peregrinos a lo largo de todo su trayecto. Desde el siglo XI el movimiento de peregrinos permitió en toda su extensión el poblamiento de ciudades existentes o la fundación de otras; así Jaca, Pamplona, Estela, Nájera, Burgos, León, constituyeron una avanzada del cristianismo y una frontera para el islam.

Mapa del Camino Francés
Mapa del Camino Francés

Trayecto Burgos – Sahagún

10-X-09: con las ampollas sin curar todavía Patricia y medio engripado César, salimos de Veguellina hacia León, tomamos ahí el autobús para Burgos, adonde llegamos a las 13.30 y recorrimos los siguientes sitios burgaleses, que habían quedado pendientes de la etapa anterior: Arco de Santa María, el Cid Campeador, Portada tardogótica (s. XVI) de la Iglesia de San Lesmes, la hermosa Catedral gótica, Arco de San Martín de Tours. La Catedral era primitivamente románica, pues Fernando III “El Santo” ordenó construir un templo digno de la –en ese entonces- capital de Castilla, y se sustituyó en el siglo XIII por la actual de estilo gótico.

Catedral de Burgos
Catedral de Burgos

Como era temprano decidimos hacer una parte de la etapa prevista para el día siguiente, de modo que cruzamos el río Arlanzón, pasamos por el Monasterio de las Huelgas donde se encuentra la imagen de Santiago del Espaldarazo (su brazo articulado sirvió en tiempos pasados para armar caballeros a los reyes) y nos encontramos con la Facultad de Derecho de la Universidad de Burgos, el Monumento al Peregrino y siguiendo las indicaciones del Camino superamos Villalbilla (7 km) y luego de cruzar nuevamente el Arlanzón entramos en Tardajos, en cuyo albergue pernoctamos (Tardajos es la antigua Augustóbriga de los romanos).

Es este un pueblo no muy grande, pero con una Iglesia imponente y casas de piedra muy bien conservadas; algunas de ellas con blasones. El albergue es pequeño y llegamos justo, pues sólo quedaban 2 camas disponibles. En total recorrimos 9 Km en un terreno llano, por sendas de piedra compactada en algunos sectores, de carbonilla en otros. Campos incultos en general, excepto 2 o 3 en las cercanías de Villalbilla en los que se había cosechado el trigo.

11-X-09: Salimos de Augustóbriga a las 7.00 de la mañana, todavía oscuro, bordeando una carretera comarcal que nos introdujo en Rabé de las Calzadas tras unos 2 Km de marcha; es éste un pueblo antiguo con las mismas características de Tardajos. Desde ahí continuamos por calzadas en las que alternaba el ripio más o menos compactado, con sectores de pedregullo suelto, siempre en suave ascenso entre campos cerealeros, por unos 5 Km; al llegar a la cúspide comienza un abrupto descenso de 1 Km por una cuesta que -intuímos por qué- se llama “Cuesta Matamulos”; a lo lejos se aprecia Hornillos. Ya en el valle hacemos otro kilómetro, cruzamos el río Hornazuela y entramos en Hornillos del Camino. Hasta aquí hicimos aproximadamente 9 km.

Después de desayunar en Hornillos continuamos el camino, realizando unos 6 km entre pastizales que alternan con tierras cultivadas, ganando altura. Este es un trayecto duro, desde el que se desciende al valle del arroyo Sambol (donde hay ruinas y una fuente) y se vuelve a ascender al páramo entre pastizales, acúmulos de piedra y campos de cereal para llegar a Hontanas (Fontanas) que se encuentra en el fondo de una olla muy, muy pronunciada. La aridez paisajística fue la constante tanto ayer como hoy, y suponemos que en los próximos días el camino tendrá las mismas características. Los árboles brillan por su ausencia, sólo a lo lejos se suele ver alguna arboleda.

Hontanas
Hontanas

De Hontanas a Castrojeriz hay que cruzar la carretera y se sigue paralelo a ella a una distancia de unos 300 a 500 metros por una senda de cascotes pasando por el Molino del Cubo, cruzamos nuevamente la carretera y la vamos bordeando, ahora con árboles a un lado y otro de la misma. Luego encontramos las ruinas del Convento de San Antón del siglo XV y se accede a la ciudad por la calle Mayor del pueblo pasando por la Colegiata de la Virgen del Manzano, luego de haber sumado otros 9 km, lo que hace un total aproximado de 30 km.

Cabe la conclusión que el Camino es saludable: ni rastros de la gripe que me amenazaba y mi continua alergia diaria no aparece en ningún momento. Aunque Patricia recuperó sus ampollas; yo tengo una en un dedo, pero no le hago caso ¡que se j…!. Me molesta un poco el hombro.

12-X-09: salimos de “Castrum Sigerici” (Castrojeriz) mas tarde de lo habitual, a las 8.00, pero desayunamos antes, porque después de la vega pequeña del Río Odrilla -que se cruza por una pequeña calzada y puente medieval- se llega al pie del páramo y se acomete el pronunciado ascenso de la Cuesta de Mostelares, donde ganamos en 1 km unos 200 m de altitud; no tan dura al acometerla descansados, y pese a las ampollas y jaqueca de Patricia, a lo que se suma una situación fisiológica que suele ocurrir una vez al mes.

Atravesamos una pequeña meseta que divide la vega del Odrilla de la gran cuenca del Río Pisuerga, y se inicia el breve -y por tal motivo empinado- descenso hacia el valle. El descenso continúa luego suavemente, pasando por la Ermita de San Nicolás, hasta cruzar el Río Pisuerga, para entrar por el Puente de Itero en la provincia de Palencia. Un camino de piedra compactada que acompaña al río un pequeño trayecto, nos acerca a Itero de la Vega. El suelo a veces es carretera de ripio, otras veces angostos senderos de tierra compactada, en ocasiones de piedras compactadas pero irregular. A los costados, tierras de labor.

Después del bocadillo y cerveza, salimos en dirección a Boadilla del Camino, a unos 8,5 km por una calle de ripio compactado; cultivos de alfalfa a los costados y una antigua villa (ahora pequeñas bodegas) y dos pequeños viñedos a cada lado del camino. Cruzando el canal del Pisuerga encontramos extensos campos de labor, donde muchos tractores trabajaban distintas tierras, arando rastrojos de trigo. En Boadilla del Camino paramos a tomar un refresco y Patricia aprovechó para llamar por teléfono a una amiga palentina que vive en Veguellina de Órbigo, Merce; y ¡oh sorpresa! es nativa de este pueblo. Pasamos por la Iglesia que estaba cerrada y contemplamos el “Rollo” gótico del siglo XV. Visitamos una hermosa Casa Rural cuyos dueños son amigos de Merce y Antonio (médico de Veguellina de Órbigo) y seguimos camino hasta alcanzar el Canal de Castilla cuya margen izquierda fuimos bordeando; a nuestra izquierda campos de labranza, algún extenso cultivo de remolacha, tierras aradas.

Canal de Castilla
Canal de Castilla

Otros 5 km para llegar a Frómista, donde cruzamos el Canal por un estrecho puentecito sobre las esclusas que regulan el mismo y accedimos al pueblo por debajo del puente del ferrocarril. Aquí se encuentra la que muchos consideran la iglesia más linda de todo el Camino, San Martín de Frómista. Es del siglo XI y reproduce la Catedral de Jaca, aunque a la mitad de sus dimensiones, contando con 3 naves. Fue restaurada a fines del siglo XIX. Seguimos camino rumbo al siguiente pueblo, “Población de Campos”, a 3,6 km siguiendo la margen derecha de una carretera rectilínea.

El fuerte viento y los extensos cultivos, la magnificencia de esta “Tierra de Campos”, me recordaba los dorados tiempos de mi niñez y adolescencia en La Pampa, si no fuese por las colinas circundantes en los 4 puntos cardinales que impedían ‘ver’ la línea del horizonte. Algunas tierras con remolacha, otras aradas, rastrojos trigueros.

A la izquierda tenemos la Ermita de San Miguel y enseguida está el acceso, hacia la derecha, a Población de Campos. Hasta aquí hicimos en el día aproximadamente 29 km… y seguimos. De este último pueblo fuimos a Revenga de Campos (3,5 km), Villarmentero de Campos (2 km) y Villalcázar de Sirga (4 km), todos estos trayectos acompañando la carretera rectilínea, algunos cultivos de remolacha, girasol, alfalfa; el viento siempre presente que obligó a Patricia a colocarse algodón en los oídos… y a mí me parecía música celestial. Sólo me faltaba montar un caballo criollo para recorrer esos campos.

En la iglesia de Villalcázar de Sirga (o Villasirga) se puede ver una imagen en piedra policromada de la Virgen de las Cantigas, de la que habla Alfonso X “El Sabio” en sus Cántigas (la hizo restaurar don Manuel Azaña). La similitud entre “pampa” y “tierra de Campos” me invita a intercalar estos versos del “SANTOS VEGA” (canto segundo, ‘La Pena del Payador’):

“Sopla el viento sosegado,

y del inmenso circuito

no llega al alma otro grito

ni al corazón otro arrullo,

que un monótono murmullo,

que es la voz de lo infinito.

Totalizamos en el día ¡40 Km! Hicimos casi 2 etapas en una, de un camino fácil y muy monótono. Nos recompensamos pasando la noche en un Hostal, con una ducha de inmersión en la bañera. A cenar y ¡a dormir! que mañana será otro día.

El peregrino. Iglesia Sª María (parte posterior)
El peregrino. Iglesia Sª María (parte posterior)

13-X-09: Salimos rumbo a Carrión de los Condes recorriendo 6 km rectilíneos a

Monasterio. Saint Zoilo
Monasterio. Saint Zoilo

la vera de la C-980 y llegamos al amanecer. Lo primero que hicimos fue ir al Centro de Salud porque Patricia tenía las ampollas tremendamente mal, pero nos dieron turno recién para las 11.45. Mientras tanto fuimos a desayunar y recorrer, porque es ésta una Villa muy interesante. Aquí nació en 1398 el Marqués de Santillana, como recuerda una placa colocada en su casa natal, en la calle principal.

Visitamos la Iglesia de Santiago cuya fachada (de 1160 a 1170) se mantiene intacta; luego la de Santa María, también del siglo XII pues fue construida hacia 1130. También vimos el Monumento al Peregrino (con la Iglesia de Santa María de fondo). Estuvimos en el Monasterio de Santa Clara fundado en 1255; en el mismo funciona un albergue privado para peregrinos. Una vez hecha la cura a Patricia tomamos una cerveza y un bocadillo porque nos espera un tramo de 16 km en los que no hay ninguna población. Pasamos por el Monasterio de San Zoilo, fundado en el s. XI y un camino asfaltado nos conduce hasta las ruinas de la Abadía de Benevívere.

Continuamos luego por una carretera de tosca apisonada, antigua calzada romana, interminable recta de unos 12,5 km que me hizo la ilusión por un tiempo que veía la línea del horizonte, la curvatura de la tierra mirando hacia donde nos dirigíamos, hacia poniente. Pero al hacer unos 3 km se divisaban, 5 km más adelante, elevaciones que me situaron en la realidad, pues en tan corta distancia es imposible observar esa curvatura. Hacia el mediodía, hacia el este y hacia septentrión, la llanura estaba siempre interrumpida por elevaciones.

Seguimos nuestra marcha con la sempiterna compañía de nuestras sombras y… el viento del nor-noreste que no quiere abandonarnos. El “pasto llorón” (o similar) se mece cual olas en el mar de hierbas de la “Pampa” (o de “Campos”) mientras el viento silba en los oídos. Se siente el frío, desde que entramos en Tierra de Campos. Campos arados hasta donde alcanza la vista, gente laborando la tierra con sus tractores (alguno tan madrugador que lo hacía desde antes del amanecer, delatado a la distancia por las luces encendidas). Sitios donde se sembraba; me acerqué a conversar con un labriego para observar de cerca las nuevas tecnologías, pues de lejos había observado un remolque con una tolva y una manga e imaginé era para recargar de semillas la sembradora sin tener que ir hasta su nave para realizar esa faena.

Y los recuerdos de la infancia aflorando a la memoria, cuando acompañaba alguno de mis tíos en la sembradora, que era igual a las de ahora, pero con tracción a sangre, tirada por varios caballos. Después de cruzar los cauces secos de los arroyos “Pozoamargo”, “Río Seco” y “Valdemienzo”, llegamos a Calzadilla de la Cueza tras recorrer en el día 22 km; pueblo que no posee nada digno de mención a no ser su tierra, sus campos.

Ermita. Virgen del Puente
Ermita. Virgen del Puente

14-X-09: Salimos bien abrigados a las 7.15 y tras recorrer 6,5 km llegamos a Ledigos, donde desayunamos. Continuamos hasta San Nicolás del Real Camino pasando por Terradillos de Templarios y por Moratinos, sin nada que destacar salvo la diferencia entre la planicie recorrida hasta Calzadilla de la Cueza, reemplazada ahora por un terreno con ondulaciones pronunciadas, pequeñas colinas que al llegar a Moratinos nos proporcionó la visión de algunas bodegas construidas en las mismas, excavadas en la tierra como sucede en tierras leonesas y zamoranas.

En San Nicolás hicimos una parada logística (léase tomar una cerveza y comer un bocadillo) cerca ya de Sahagún, del que nos separaban aún 7 km y donde concluiremos trayecto después de atravesar un puente en cuya vecindad se encuentra una ermita. Ya en la población, podremos observar la Iglesia de San Tirso (románico-mudéjar del siglo XII). Es el monumento más representativo del llamado “románico de ladrillo” leonés, y en 1931 fue declarado “patrimonio histórico

Iglesia de San Lorenzo
Iglesia de San Lorenzo

artístico”. Sahagún, cuyo nombre proviene de una deformación de San Facundo, nació al

Iglesia de San Tirso
Iglesia de San Tirso

amparo de un monasterio clunaciense muy suntuoso, del que tan sólo queda un arco neoclásico. También visitamos la Iglesia de San Lorenzo (gótico mudéjar del siglo XII), el Convento de la Peregrina (s. XIII) y el Arco de San Benito. Hoy recorrimos en total 21 km, apremiados para llegar a tiempo de tomar un tren para León; nos sobró una hora y cuarto.

César Tamborini

http://pampeandoytangueando.com/general/camino-de-santiago-memorias-del-camino/

 

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies