Boxeo (I)

Dempsey vs. Firpo
Dempsey vs. Firpo

En la reseña de deportes me falta uno de los que movieron más multitudes en Argentina; el boxeo, junto al fútbol, el automovilismo y las carreras de caballos (ya sea en hipódromos o cuadreras) fueron sin ninguna duda las 4 patas que sustentaron el deporte argentino a nivel popular. Tuvo tantos y buenos cultores en Argentina que para mencionarlos a todos y realizar su biografía haría falta escribir un libro, posiblemente de más de un tomo. Inclusive su galería de campeones mundiales es ahora tan extensa desde aquel memorable día de 1954 cuando tuvimos nuestro primer Campeón Mundial, que escapa a la finalidad de este artículo mencionarlos a todos, lo cual no implica olvido ni menosprecio hacia ninguno.

  1. Luis Ángel Firpo

En sus inicios el más famoso de todos fue Luis Angel Firpo “El Toro Salvaje de las Pampas”) que fue Campeón Argentino y Sudamericano y, luego de ganar varios combates en Norteamérica, se enfrentó por la corona del mundo con Jack Dempsey. El 14 de septiembre de 1923, uno de sus tremendos golpes en el 2º round sacó al “yankee” del cuadrilátero por entre las cuerdas; éste cayó sobre los periodistas y la cuenta superó los 10 segundos, pero fue ayudado a levantarse y posteriormente se recuperó y venció a nuestro campeón; injustamente, como acabo de explicar. Era primo hermano del conocido músico Roberto Firpo lo cual inicia si se quiere una incipiente relación del boxeo con el mundo del espectáculo en general, y con el tango en particular; acrecentada con el que lo recuerda, “El Toro Salvaje”, escrito por José María García.

Justo Suarez
Justo Suarez
  1. Justo Suárez

Otro ‘toro’ fue “El Torito de Mataderos”, Justo Suárez, que fue Campeón Olímpico en Ámsterdam como peso mosca, logró la Corona Sudamericana y viajó a EE.UU. –la meca del boxeo- donde ganó algunos combates pero cayó por KO frente a Billy Petrolle, regresando al país en condiciones físicas lamentables por la tuberculosis que padecía. Murió al poco tiempo y lo perpetúa el tango “¡Justo Suárez Solo!” de Modesto Papávero y Juan Venancio Clauso, como también un monumento en su barrio de Mataderos.

  1. Eduardo Lausse y Rafael Merentino

Eduardo “KO” Lausse fue el ídolo de mi infancia. Comenzó su carrera en peso welter y luego combatió en la categoría mediano, la misma en la que también triunfaba en la misma época Rafael “Rompehuesos” Merentino.  En la larga trayectoria de Lausse entre 1947 y 1960 contabilizamos 87 combates de los que ganó 75 (nada menos que 62 de ellos por nock out, lo que le valió el justo apodo), empató 2 y perdió 10. Rafael Merentino totalizó 60 peleas entre 1948 y  1955; de ese total ganó 51 (47 de ellas por K.O.), perdió 5 y empató 4. Se tuvo que retirar con apenas 25 años por problemas en la retina en el apogeo de su trayectoria.

Los dos tuvieron como manager a los hermanos Alfredo y Tino Porzio y esa fue tal vez la razón que no se produjera un combate entre ellos, al que aspiraban todos los aficionados. Los dos eran duros como una roca y, dadas sus condiciones, podían haber llegado a campeones del mundo si se les hubiera presentado la oportunidad. Lausse tenía más técnica, pero Merentino jamás retrocedía; Kid Gavilán dijo que no había en el mundo un mediano que pegara tan fuerte como el “Rompehuesos” Merentino, que en el combate que sostuvieron tuvo que extremar su defensa para no ser noqueado. Los que tuvieron la suerte de verlos en directo no se atreven a arriesgar un posible ganador en una hipotética pelea entre ellos. Para algunos, en una época dorada del boxeo argentino, Lausse fue el mejor en su categoría, ubicándolo incluso por encima del mismo Carlos Monzón, que ya es mucho decir.

Eduardo Lausse
Eduardo Lausse

Lausse debuta en EE.UU. ganando su primera pelea por KO el día 17 de febrero de 1953. Luego de dos peleas más ganadas por KO retorna a la Argentina, donde tiene 3 enfrentamientos, el último de los cuales ante Mario Díaz le otorga el título de Campeón Argentino. Luego de otras 6 victorias por KO retorna a EE.UU. donde protagoniza varias peleas más, casi todas ganadas por KO. Posteriormente en el Luna Park vence por puntos a Kid Gavilán (el 3 de septiembre de 1955) y de nuevo en EE.UU.  el 25 de noviembre de 1955 vence en fallo unánime a Gene Fullmer.  (Posteriormente éste se proclamaría Campeón del Mundo de los medianos, al vencer el 2 de enero de 1957 a Ray “Sugar” Robinson).

Luego de varias peleas ganadas en Argentina, la mayoría por KO, pierde el título Argentino y Sudamericano el 13 de octubre de 1956 ante el marplatense Andrés Selpa, al que había vencido en dos ocasiones anteriores. Se retiró el 19 de noviembre de 1960 con otro triunfo, sin que le dieran la chance de pelear por el título mundial.

  1. Cirilo Gil

Luis Cirilo Gil, nacido el 29 de julio de 1931, fue la gran promesa del boxeo mendocino de la década del ’50 en la categoría welter. De la mano de su manager Francisco “Paco” Bermúdez, debutó como profesional en 1952 derrotando por KOT (Knock Out Técnico) a E. Tello en el 4º round. En 1954 había resignado su invicto ante Kid Gavilán que lo superó por puntos; pero  el 28 de diciembre de 1955 consiguió el título de Campeón Argentino de los welter al derrotar a Oscar Pita por puntos tras 15 asaltos en el Luna Park. En una época en la que brillaban el mencionado Oscar Pita, Martiniano Pereyra y Luis Federico Thompson, se convirtió en el gran rival de éste último.

El 2 de junio de 1956 el mendocino le ganó por puntos a Martiniano Pereyra, quién lo desafió y le arrebató el título de Campeón Argentino el 1 de diciembre de ese mismo año, al ganarle por abandono en el 2º Round. Cinturón que Gil recuperó el 20 de setiembre de 1958 cuando venció por KOT a Martiano en el 9º asalto.  En 1957 Cirilo Gil había vencido en forma brillante a Luis F. Thompson en el Luna Park. La revancha, también protagonizada en la esquina de Corrientes y Bouchard, le dio el triunfo por puntos a Thompson; una herida en el párpado había impedido a Cirilo Gil desempeñarse con su técnica habitual. Posteriormente Cirilo sufrió una dura derrota ante Isaac Logart por KO en el 8º round en el Luna Park que lo viera salir aclamado en tantas ocasiones.

  1. José María Gatica y Alfredo Esteban Prada

LA ETERNA RIVALIDAD. El notable púgil Alfredo Esteban Prada, recordado por sus memorables duelos con “el Mono” José María Gatica había nacido en Rosario el 10 de marzo de 1924.  Gatica había nacido en Villa Mercedes (San Luis) el 25 de mayo de 1925. Se habían enfrentado por primera vez el 29 de setiembre de 1942 en una pelea amateur, pero allí se inició una rivalidad que llegó a dividir a los aficionados del boxeo nacional, ya que durante la vigencia de ambos púgiles, los admiradores de Gatica que representaba el poderío físico, eran detractores del estilista Prada y viceversa.

El 1º de ellos se realizó como dijimos el 29 de septiembre de 1942 en la etapa amateur, cuando Gatica le cierra un ojo en el primer round y el coraje de Prada lo mantiene hasta el final, terminando cayendo por puntos.  La segunda pelea en la cual se vieron las caras fue la primera en la era profesional y ocurrió el 31 de agosto de 1946 en el Luna Park y la victoria fue para el Mono por puntos.

Gatica vs. Prada
Gatica vs. Prada

La tercera pelea llegó unos meses después; el Luna Park estaba colmado, desde la popular llegaba el aliento para Gatica, el ring side y las plateas alentaban a Prada. Un golpe certero de Alfredo dejo fuera de combate al mono y consagró Campeón Argentino a Prada. Luego de ese triunfo, Alfredo Prada inició una gira por los EE.UU. llegando a pelear en el mismísimo Madison Square Garden.

 Ya vuelto al país se repitió el duelo con Gatica. La cuarta fue el 12 de abril de 1947 y ganó Prada por nocaut técnico en el sexto round. El 18 de setiembre de 1948 se enfrentaron por quinta vez en el Luna Park y ganó Gatica, por puntos.

La última vez que combatieron fue en setiembre de 1953 y ganó Prada por nocaut. El 16 de septiembre de 1953 Gatica y Prada se enfrentaron por sexta vez; Gatica había vencido en tres oportunidades mientras que Prada lo había hecho en las dos restantes; en el primer asalto, un cabezazo de su adversario le fracturó el maxilar inferior, pero Gatica rechazó la ayuda médica y siguió combatiendo cuatro asaltos más, hasta que el médico declaró el KOT (nocaut técnico) en el quinto asalto.

Nos extenderemos un poco en “El  Mono Gatica” porque   fue una figura inmensamente popular en Argentina;  boxeador  peso ligero (61 kg), con una carrera deportiva en la que realizó 95 combates, de los que ganó 85 (72 por nocaut).

Gatica saludando a Perón
Gatica saludando a Perón

Extremadamente pobre, desde niño Gatica trabajó como lustrabotas en Plaza Constitución; la habilidad adquirida en las peleas callejeras para mantener su puesto en la estación de trenes atrajeron la atención de un comerciante local, Lázaro Koczi, que tenía vínculos con el boxeo.

El 7 de diciembre de 1945 tuvo su primer combate profesional, en el que noqueó en el primer asalto a Leopoldo Mayorano. Ganó dos peleas más en ese mes, un ritmo casi sin precedentes. Ya con algo de fama, en 1946 haría siete combates, ganándolos todos; en uno de ellos se enfrentó –como mencionamos antes-  con quien sería su archirrival, Alfredo Prada; con él  se encontrarían cinco veces más en el ring, con resultados igualmente divididos y quitándose mutuamente el invicto.

Los aficionados de clase alta que concurrían al ring-side le reprochaban su falta de clasicismo, y para caricaturizarlo le pusieron el apodo de el Mono, por sus facciones y color de piel.

Gatica vs. Terry Young
Gatica vs. Terry Young

El entonces presidente Juan Domingo Perón le había mostrado aprecio; en una ocasión en que pidió que se lo presentasen, Gatica, con desparpajo, lo saludó con una frase que se haría famosa: General, dos potencias se saludan. Perón apoyó el primer y único viaje de Gatica a los Estados Unidos en busca de un título mundial; la gira comenzó con éxito, derrotando por nocaut en el cuarto asalto a Terence Young. Gracias a ello, el campeón mundial de la categoría, Ike Williams, le ofreció un combate sin poner en juego el título en el Madison Square Garden de Nueva York; el combate, celebrado en 1951, se resolvió muy rápidamente  con un encadenamiento de golpes de Williams, que noqueó a Gatica en el primer asalto aprovechando un exceso de confianza del boxeador argentino.

Sería la última pelea importante de Gatica, que abandonó el boxeo activo dos años más tarde. El 6 de julio de 1956 hizo su última pelea en el Lomas Park derrotando por abandono en 4 asaltos a Jesús Andreoli.

  1. Pascual Pérez

 

¡Por fin el momento esperado! Primer Campeonato del Mundo en boxeo, gracias a la pequeña figura en estatura (medía 1,52 m) pero inmensa en sus logros. Pascualito Pérez había nacido en Rodeo del Medio (Mendoza) el 4 de marzo de 1926. Como amateur, donde se había iniciado a los 16 años dirigido por Felipe Segura, protagonizó 125 combates, ganando la Medalla de Oro en los Juego Olímpicos de Londres en 1948, en peso mosca.  Se hizo  profesional en el año 1952 teniendo como manager a Lázaro Kozci, ubicándose en el selecto grupo que obtuvieron más de 50 nocauts: de 92 combates como profesional tiene en su haber 84 victorias (57 por KO), 7 derrotas y 1 empate, coronándose Campeón Argentino de su categoría el 11 de noviembre de 1953 en el Luna Park.

Pascual Perez, portada de El Gráfico
Pascual Perez, portada de El Gráfico

En esa época el Presidente Juan D. Perón manifestaba mucha preocupación y apoyo al deporte, e indicó a Carlos Quiróz, Embajador Argentino en Japón, que gestionara un combate en el Luna Park contra el Campeón Mundial Yoshio Shirai, pelea en la que no estaba en juego el título y por lo tanto se realizó a 10 rounds el 24 de julio de 1954, siendo el fallo de los jurados “empate” (el único de su trayectoria). Eso le valió enfrentarse por el título el 26 de noviembre del mismo año en el Estadio Korakuen de Tokio, en esta ocasión a 15 rounds. Ganó Pascualito en fallo unánime, luego de haberlo derribado en el 2º y el 12 round; la revancha se hizo nuevamente en Tokio y nuestro campeón volvió a vencer, en esta ocasión por KO en el 5º round.

Tras exitosas defensas del título, recién lo resignó con 34 años el 16 de abril de 1960 en Bankong (Tailandia) en fallo dividido contra Pone Kingpetch, que tenía 10 años menos y lo superaba en 18 cm de estatura.

Murió muy joven el 22 de enero de 1977, con 50 años de edad, pero vive en la memoria de los que escuchamos sus peleas por la radio y pudimos ver en el cine algunos pasajes de su fuerte pegada y su gran movilidad sobre el ring en la pelea que lo consagró Campeón Mundial.

http://pampeandoytangueando.com/deportes/boxeo-y-iii-arte-y-cultura/

http://pampeandoytangueando.com/deportes/boxeo-ii

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

2 comentarios sobre “Boxeo (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR