Juan Nadie

Lo que sigue es fruto de la imaginación que provee el sentido común. Haciendo un poco de historia aunque sin retroceder más allá de la década del ’30 en el siglo XX para recordar que la Gran Depresión que afectó a EE.UU. hizo aplicar una economía restrictiva tal como preconiza actualmente Europa; cuando los yankee’s percibieron que ese camino llevaba a la catástrofe cambiaron el rumbo, aplicaron la política preconizada por Keynes y nació el famoso “NEW DEAL” de Roosevelt. Lo que precede puede ser refutado por frases como “eran otros tiempos”, “la situación era distinta”, etc.

¿Aplicamos entonces el sentido común? Juan Nadie vive en un paraíso (España), todos los meses percibe un dinero del intercambio por su trabajo, que le permite comprar mercaderías en el almacén de la esquina de su casa, de Jacinto Paniagua; o en las grandes tiendas del Espacio León, comerciantes que gracias al consumo de Juan Nadie y miles como él pagan impuestos al Estado en forma creciente, no por el aumento de los mismos en porcentaje sino por el incremento paulatino de la actividad económica; también permite a los comerciantes emplear más personal que también pagarán impuestos* y el Estado recauda más, necesitando crear más fuentes de trabajo. Los industriales venden más, hay que acrecentar la actividad en las líneas de producción tomando más personal para producir más… Más y más actividad en el denominado círculo virtuoso o de retroalimentación positivo (feed-back positivo).

Jacinto Paniagua en su pequeño comercio se ve en la necesidad de contratar un dependiente (Juan Nadie, precisamente, para quien existe la posibilidad de cambiar su trabajo) y un “chico de los mandados” para distintas diligencias. La actividad crece no sólo en su negocio, en todo el ámbito de la sociedad española y más gente –lógicamente- compra ‘en lo de Paniagua’. Pero en la Europa actual, no la de las Naciones sino la “cuasi Confederal” (vamos, ni chicha ni limonada) hay que seguir el dictado del poder financiero y llevar a la práctica políticas restrictivas y… tijera en mano proceder a los recortes,  como en su momento se vio obligada hacer Latinoamérica (¿les suena?) bajo la imposición del F.M.I.; y así les fue hasta que pudieron quitarse de encima el yugo del poder financiero para comenzar a crecer desde hace casi una década.

En el almacén de la esquina de mi barrio Jacinto Paniagua se vio obligado a prescindir de Juan Nadie y del chico de los mandados; vende menos y paga menos impuestos en términos absolutos aunque los hayan aumentado en términos relativos; sus ahora desempleados no pagarán IRPF; también habrá menos cotizantes a la Seguridad Social. Además al Estado se le incrementará el déficit para pagar el desempleo a una población creciente de gente sin trabajo, aunque pretenda compensarlo con más subidas de impuestos, más recortes en el gasto, etc. porque entramos en la vorágine de retroalimentación negativa (feed-back negativo) y entonces… cuanto peor, peor.

Este artículo fue publicado en el mes de enero en el “Diario de León”. Resulta pertinente finalizar esta breve reseña con el dato de la recuperación económica en EE.UU. (en diciembre  último se crearon 200.000 empleos) gracias a la inyección de dinero provista por la Administración Obama: el “new New Deal”.

*por “impuestos” entiéndase todos: IVA, IBI, IRPF, etc; y también la Seguridad Social.

 

BAILANDO CON EL EURO  (O “Payada* para Juan Nadie”)

El ñato Ramón Balbuena   / reputado encofrador / y su hermana Encarnación / -la rubia de cara oval / casada con Concejal / de la actual Corporación-,                                                                                                                 

En connubio comercial   / con el banquero Nemesio / -que no será ningún necio / con su pensión sin igual-

un tingladito montaron  / pa’ construir en el aire / mil castillos al socaire / de la actual legislación / con el que a Juan estafaron / destruyendo su ilusión.

¿Por capital? No hay problema / Nemesio proveerá / el Banco le prestará /hipotecando a su emblema: / “el interés porcentual / se pagará desde ahora” / y el sonso del timo actual / hasta al nieto endeudará.

CORO

Pisito que puso IKEA / mueble, alfombra y rallador / desahuciado y sin idea / ya no es un buen pagador.

 .     .     .

Se llevaron sus ahorros, / su ilusión, toda su fe / no hay guita ni pa’ un café / y hasta lo ven como un chorro.

*para aquellos que desconozcan el término, el “payador” es como un juglar en la llanura Argentina y Uruguaya.

No es mi intención emular al gran “Discepolín” sino sensibilizar y despertar conciencias sobre el drama de muchas familias que no supieron –como Ulises- desoír los cantos de sirenas con que eran embaucados por el poder financiero y entraron en la vorágine del todo es posible. En pocos versos trato de describir lo que puede ser un matrimonio real que posibilita el “ayuntamiento” en un matrimonio comercial-financiero (lo ficticio, a veces, es un espejo de la realidad) en cuyas nefastas redes cayeron atrapados hipotecándose tantas familias perdiendo el dinero del sacrificio de años y endeudándose para el futuro, como le ocurre a Juan Nadie.

Del lado financiero, el que creó el caos actual sin ningún tipo de escrúpulo y sin que el Estado les haga ‘poner las barbas en remojo’, resaltar el desparpajo con el que se auto asignan emolumentos  de escándalo y compensaciones fabulosas para el caso de cesar en sus “empleos”:  la honradez se considera necedad… ¡Hay Nemesio!

El parangón en el CORO con el tango “A media luz” es para resaltar las diferencias en calidad de la época actual con la de hace unos 60 años cuando para amueblar un piso se requería los servicios de una empresa exclusiva en muebles (“MAPLE”) y en la actualidad utilizamos muebles de armar en casa, comprados en empresas no específicas que venden “de todo como en botica”, siendo el rallador un símbolo de esa falta de  especificidad.

Juan Nadie fue publicado en el “Diario de León” el día 31 de enero de 2012

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

3 comentarios sobre “Juan Nadie

  • el 25 julio, 2012 a las 17:49
    Permalink

    La poeta Mª Micaela tuvo la amabilidad de enviar desde Argentina el siguiente comentario:
    “Tanta inteligencia, tanta gracia en la desgracia, tanta claridad y tanto sentido común (el más escaso de los sentidos), son, ‘per se’, arte puro…
    Tu actitud de juglar en los tiempos que corren (payador), tu canto de pueblo, tus razones, tus reivindicaciones, tu emocionalidad, todo eso y más, es poesía…
    ¡Cómo se nota tu argentinidad!
    Gracias por hacerme partícipe”. Micaela

    Respuesta
  • el 5 septiembre, 2012 a las 21:06
    Permalink

    Micaela, el tuyo es uno de los comentarios más hermosos que recibí, y quedo muy agradecido porque también vivimos del “ego” que nos proporciona el alimento de las buenas palabras; aprovecho en enviarte mi afectuoso saludo con un abrazo.

    Respuesta
  • el 12 febrero, 2013 a las 18:21
    Permalink

    AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR
    Se agradece la payada / amigo César pampeano /
    escrita como artesano / lo que dice no es pavada. /
    Es la historia del degüello / por los banqueros de mierda /
    que merecen una cuerda / alrededor de su cuello./
    El Juan Nadie que usté’ invoca /se encuentra en todos nosotros/
    laburantes como potros / del trabajo abanderados /
    mas bien siendo unos masocas / o mejor dicho tarados. /
    Algún día llegará / como ocurrió en Buenos Aires /
    que el pueblo no quiera affaires / y agarre las cacerolas /
    conteniendo municiones / todas de grueso calibre /
    y entonces que Dios los libre / del castigo merecido /
    por impolutas acciones…
    Juan José Minatel
    Director del Boletín Tanguero “Rosas de Otoño”

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies