Anécdotas de tiempos viejos: “Una petición de mano”

En “Los gauchos judíos”  Alberto Gerchunoff relata la diáspora de los judíos perseguidos en la Rusia de los zares, cuando se establecieron en colonias en la “Tierra Prometida”, Argentina. La provincia de Entre Ríos fue el sitio escogido, y ahí murió el padre del escritor a manos de un gaucho matrero; el mismo autor relata esa muerte en uno de los capítulos de su obra. Pero su recuerdo perdura, pues como diría Jorge L. Borges, “Aunque la daga hostil o esa otra daga / el tiempo, los perdieron en el fango, / hoy, más allá del tiempo y de la aciaga / muerte, esos muertos viven en el tango”.

Bajo el título “El Cantar de los Cantares” Gerchunoff relata así la petición de mano que realiza un gaucho:


alberto gerchunoff los gauchos judios

No lejos de la noria encontró el mozo a Ester apartando sandías, cuyas hojas y flores formaban tejido en el bosque de curvos troncos del maizal. Una luz fuerte avivaba el fuego de los girasoles, y de la tierra subía un olor de humedad. Ester se incorporó al divisar a Jaime. Separó con el pie las sandías cortadas y, lentamente, alargó la pollera encogida en la cintura para que no se le enredara en la tarea. Sintió que sus mejillas se coloreaban y apenas pudo decir con voz que le parecía ajena:

-¿Del trabajo ya?

Jaime no contestó. Erguido sobre el caballo, oyó sin entender la pregunta. Contemplaba con avidez el duro perfil de la muchacha desgreñada y jadeante. Al respirar, su pecho movía las hojas de maíz que le llegaban hasta la garganta. La inquietud dilataba sus pupilas, negras como tierra arada después de la lluvia. No ignoraba ella el objeto de tan brusca aparición. Jaime la perseguía desde mucho tiempo atrás. Para ella eran las canciones entonadas en los intervalos de los bailes de la colonia, para ella las proezas en los rodeos. Y no le disgustaba aquel bravo mocetón, áspero como un tala y ágil como una ardilla. Aquietada un poco, miró su rostro tostado. Sin darse cuenta repitió la pregunta:

-¿Del trabajo, che?

Jaime exclamó: -¡Fijáte, Ester!

El campesino, con gesto inseguro, ofrecióle algo que no pudo distinguir en el primer  momento: -¿Qué es eso?

-Es para ti.

Eran huevos de perdiz que había encontrado cerca de la loma próxima. Ester los aceptó, y para acomodarlos bien, el hombre se bajó del caballo.

-Así no; se van a romper.

Al envolverlos, hincados en el suelo, Ester rozó la cara con el cabello; sintió el estremecimiento que ese roce le produjo.

-Ester…

Los dos se quedaron en silencio, un silencio angustioso y largo. Repuesta un tanto, intentó ella disimular su turbación. Pero nada se le ocurría.

-Es alto este maizal.

-Sí, es muy alto.

-En cambio, el de Isaac…

-Ester –volvió a decir el mozo- tengo que hablarte. Ester bajó la cabeza mientras desgarraba con las manos temblorosas hojas de maíz. –Me han dicho -continuó-que te quieres casar con un vecino de San Miguel. ¿Sabes quién me lo dijo? Fue Miryam; no, Miryam no ha sido, es la cuñada del alcalde…

-¡Ella, sí! –respondió Ester- porque quiere que me case con su primo, el manco…

-Me han dicho también que el padre del novio les daría dos pares de bueyes y una vaca. Ester trató de negarlo; Jaime insistía -¿Qué piensas tú?

-No sé todavía.

-Ester, yo vine a decirte que quiero casarme contigo.

La muchacha nada contestó al principio, y tan sólo después de haberle repetido varias veces la misma cosa, acertó a contestar:  -Habla con mi padre, yo no sé…

Un viento ligero silbó en el maizal; algunas hojitas de girasol cayeron sobre la oscura cabellera de la muchacha, y una se deslizó por la garganta dejando ver su puntita amarilla.

–Me voy a casa…

-Te acompaño…

Al ponerse de pie, sin habérselo propuesto, Jaime la atrajo y la inmovilizó en un abrazo rudo y con un beso fuerte, que resonó en el maizal y sofocó su sorpresa. Retiróse, y con los brazos caídos, la miraba espantado. Nada más se dijeron. Jaime montó en su caballo y con paso lento se encaminaron a la colonia. Antes de llegar a la casa, Ester le dijo:

-¡Cómo me envidiarán!

-¡Y a mí! Mira, voy a domar para ti esa yegüita blanca que tengo…

En la casa ya, Jaime llamó afuera al padre e inició su proposición de este modo:

-Sabe usted, rabí Eliezer, como mi campo queda junto al suyo…
http://pampeandoytangueando.com/pampeando/juegos-de-los-gauchos-y-v-el-visteo/

 

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

2 comentarios sobre “Anécdotas de tiempos viejos: “Una petición de mano”

  • el 15 mayo, 2013 a las 20:13
    Permalink

    … Y CÓMO SIGUE LA HISTORIA?…
    Es muy lindo y puro el relato, deja entrever las cuestiones de amores, posesiones, respeto, obediencia filial…… de otros tiempos!

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2013 a las 0:44
    Permalink

    Ahí acaba la historia pues el final es de preveer: una especie de concentración parcelaria.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies