La mazorca

La Mazorquera de Monserrat

Muchos argentinos nos preguntamos sobre el origen de la palabra mazorca, no referida al fruto alimenticio sino a la Asociación con fines políticos conocida en tiempos de Rosas como “Sociedad Patriótica Restauradora”. Rosas asumió el mando de su 2º Gobierno con facultades extraordinarias el 13 de abril de 1835, y por lo visto el vocablo ya era conocido puesto que lo menciona el escritor argentino Juan María Gutiérrez 12 días después en carta a don Pío Tedín, un extracto de la cual leerán mas adelante.
Hay quienes asocian el vocablo con una actividad justiciera en la conjunción de dos palabras, “más horca”. Sin embargo es de hacer notar que los ajusticiamientos en esa época los realizaba un pelotón de fusilamiento, de modo tal que descarto esta opción. Otros asocian la palabra a la introducción del mencionado fruto en indecorosa región anatómica de los que eran enemigos activos del régimen, y nada mejor que la explicación en la carta mencionada de Gutiérrez:
…”El 13 del que corre, hasta que tropiece con mayo, se recibió de gobernador con la suma del poder público, el ilustre restaurador de las leyes don Juan Manuel de Rosas … También querrá usted saber cuál es esta Sociedad Popular de que he hecho mención poco antes. Esta sociedad, que comúnmente se llama de la Mazorca, tiene por objeto el introducir por el flanco de la retaguardia del enemigo unitario, el sabroso fruto de que ha tomado nombre, así es que toda aquella gente que recela este fracaso, ha dado en usar el pantalón muy ajustado, disfrazando con el nombre de moda una prevención muy puesta en orden y razón. Si usted estuviese ahora aquí y exclamase como tenía de costumbre a la vista de una… (ilegible). La historia de las disensiones civiles abunda en esta época de ascensiones raras, como la de los caballeros de la cuchara en Italia, y la de los anilleros de Madrid; la historia nos dice cuál era el objeto de éstas, la misma historia nos dirá cuál es el de la Mazorca, que hasta ahora es para mí un misterio impenetrable: su presidente se llama Salomón, abastecedor corpulento que si en algo se parece al de la Escritura, será en lo castizo y esforzado como varón”… (Juan Mª Gutiérrez, 25 de abril de 1835). A este escritor le ofrecieron un asiento, que rechazó, en la Real Academia Española.
Los sentimientos populares, a veces exacerbados hasta revertir en pasiones populares suelen engendrar historias no siempre creíbles. Me limito, en este caso, a transcribir la opinión de un contemporáneo de los hechos; acompañada, eso sí, por agradable música tanguera cuyos versos intentan recrear un aspecto del Buenos Aires de 1840, no sin antes aclarar que Montserrat es uno de los Barrios de la ciudad de Buenos Aires situado entre San Telmo y Balvanera.

LA MAZORQUERA DE MONSERRAT
Letra : Héctor Pedro Blomberg – Música : Enrique Maciel

Cumplió quince años la primavera
Del año rojo de la ciudad,
Y la llamaban “La Mazorquera”
En todo el barrio de Monserrat.

Eran sus ojos negros, traidores,
Y lastimaban como un puñal,
Y los sargentos restauradores
Le dedicaban este cantar:
“Cuida la vida del que te quiera
porque cien dagas lo buscarán,
por tus amores de Mazorquera
en la parroquia de Monserrat”.

Bajo el rebozo, rojos, sangrientos
Los labios de ella reían más,
Y las guitarras de los sargentos
Así volvían a suspirar:

“¡Por tus amores degollaría
hasta al porteño más federal…!
¡Juan Manuel mismo te adoraría!
¡Oh, Mazorquera de Monserrat!”

Y fue un sargento loco de celos
Que hirió una tarde con su puñal,
La daga roja de sus cien duelos
La Mazorquera de Monserrat.

Llena de sangre, mientras moría
Cayó una estampa de entre su chal,
Y en el suspiro de su agonía
El mazorquero creyó escuchar
Estas palabras roncas, llorosas:
-Sólo a ti amaba… Y al expirar,
Besó en la estampa la faz de Rosas
La mazorquera de Monserrat.

Grabado por Ignacio Corsini con guitarras en el sello Odeón, el 30-07- 1929)

César José Tamborini Duca

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

3 comentarios sobre “La mazorca

  • el 2 Abril, 2017 a las 4:32
    Permalink

    Muy lindo texto, ilustrado con un bello tango y su partitura. Muy lindos detalles, César. Te felicito. Nélida Caracciolo

    Respuesta
  • el 4 Abril, 2017 a las 3:36
    Permalink

    ESTIMADO AMIGO: NOS HEMOS SALVADO al no haber nacido por aquellos años.
    En la historia siempre hay baches oscuros, pero dolorosos como ese…Claro que no existía la picana
    los políticos siempre quieren imponerse,especialmente cuando tienen ansias de poder y creen tener toda la verdad de su lado.Justamente tengo en mi biblioteca un libro interesante que debe conocer: Con Rosas y Contra Rosas. Controvertido el hombre.

    Respuesta
  • el 4 Abril, 2017 a las 9:19
    Permalink

    La historia es pasado, y para comprenderlo debemos recurrir a lo que nos dijeron los contemporáneos o a los archivos que se conservan. Y para tener una visión objetiva no solo debe leerse lo que uno espera que le digan: en mi caso, acostumbro leer los comentarios favorables y los desfavorables, y te puedo asegurar que tengo una colección sobre libros de Rosas que posiblemente nadie tenga en España.
    Al contrario del tópico de “gaucho inculto” con que se prodigó la oposición a él, era una persona estudiosa y trabajadora, y patriota como el primero; escribió una “Gramática y vocabulario de la lengua pampa” y fue nombrado socio honorario de la “Sociedad Janneriana de Londres” por su preocupación en la vacunación de los indios contra la viruela.
    Por otro lado, se habló y se escribió mucho sobre las barbaridades de la mazorca (cosa por supuesto reprobable) pero cuidándose muy mucho de legar a la historia con sus escritos las barbaridades cometidas por los unitarios. Claro que es un tema para hablar largo y tendido. Agradezco tu comentario.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR