En Argentina está el fútbol argentino y el tango argentino… y el futboltango argentino

Rezonga el “mandolión” en su cadencia canyengue;  lo acompaña el bordoneo de una guitarra con su lamento compadrito, mientras unos botines milongueros sacan lustre a una pelota de “fóbal”. Y comienza la milonga en clave futbolera con la sutileza de bailarines “de corto” deslizándose sobre el césped en danzas y contradanzas.¿Qué es lo que ha cambiado en un par de meses? Creo que no es mucho, que los argentinos no eran tan malos ni que los españoles hayan perdido sus virtudes. Ni unos deben instalarse en una nebulosa triunfalista, ni los otros deben preocuparse.

El análisis del enfrentamiento debe realizarse partiendo de la base que era un amistoso durante el cual la orquesta sinfónica que es la selección española, en ningún momento del partido contó simultáneamente en el terreno de juego con sus eximios violinistas alrededor de los cuales la música se hace danza para jerarquizar la estética del juego.

Debemos comenzar por analizar la “primera casilla”, el casillero de la portería: hay mucho ‘Casillas’ en el equipo español y eso se aprecia en su ausencia. Quedará la duda si sus fantásticos reflejos hubieran impedido los dos primeros goles argentinos, de excelente factura. Sin embargo la inclusión de Reina permitió despejar la duda sobre quién debe ser el portero nº 2: Víctor Valdés, sin duda; y pensar en un tercer portero, que es lo que más le va a doler a Vicente del Bosque, entrenador honesto que tuvo la valentía de mantener a “Pepe” Reina hasta finalizar el primer tiempo. Otro entrenador hubiera hecho una sustitución inmediata tras el error del tercer gol.

Los otros casilleros ya sabemos quiénes deben ocuparlos normalmente: Sergio Ramos, Piquet, Capdevila, Xavi, Iniesta, Xabi Alonso, Villa, Silva; y la confirmación que no hay suplentes sino ‘titulares ocultos’ capaces de deslumbrar en unos pocos minutos de juego, como es el caso de Navas y de Llorente.

Si analizamos la primera casilla del equipo argentino, para mí sigue estando claro como opiné en una ocasión anterior que el portero carece de los reflejos necesarios, siempre se arroja 3 o 4 décimas de segundo tarde, la diferencia temporal entre gol-no gol. No hay que dejarse deslumbrar por la espectacularidad de las “estiradas” de romero. Tengan la paciencia de observar varias veces y en cámara lenta el primer disparo de Villa que dió en la cruceta, o el del único gol español, y tendrán la confirmación de lo que digo. Las ‘estiradas’ son muy fotogénicas pero inducen al error de apreciación. Tres décimas… gol-no gol.

Luego el equipo es, básicamente, el mismo que participó en el mundial, con alguna incorporación interesante como la de Zanetti; los defensas argentinos suelen caracterizarse por un rendimiento parejo y constante a través del tiempo, y la acumulación de experiencia hace que su veteranía sea un plus agregado a su favor. El rendimiento es óptimo hasta el momento del retiro. Interesante la incorporación de Agüero, sacrificado al ostracismo por el técnico anterior. El “Kun” es una figura que puede ser determinante para llegar al gol, pero también para la pausa, para el mantenimiento del balón cuando aprieta el contrario, para “enfriar” el partido.

Indudablemente el aspecto más positivo en este equipo es el cambio de la Dirección Técnica pues ahora el combinado argentino cuenta tambien con un director de orquesta que sabe hacer interpretar la partitura para esa representación estética que se llama fútbol, tenemos al frente a una persona con conocimientos para realizar un buen planteamiento táctico.

Nos encontramos entonces con 2 equipos, el argentino y el español, que al enfrentarse puede ganar uno u otro, pero que nos brindarán la satisfacción de permitirnos ver dos conceptos similares, pues en definitiva los dos saben manejar el balón a ritmo de tango. Y éste es un concepto que me faltó aclarar en un análisis anterior, el de los distintos conceptos futbolísticos. Porque no es lo mismo el “ritmo de zamba” a que son afectos los brasileños y que básicamente consiste en el lucimiento personal, con una “bicicleta” o una “rabona” y si eso trae como consecuencia triunfar sobre el adversario, mejor; pero siempre esa jugada sacada de la chistera del mago brasileño debe priorizar el lucimiento del jugador.

En tiempos no muy lejanos se hablaba de la “furia española” y creo que esto no necesita extenderse en explicaciones, concepto afortunadamente obsoleto para las nuevas generaciones de futbolistas españoles, que ahora gustan bailar con una orquesta que ejecute a ritmo de tango, como ocurre obviamente con los jugadores argentinos. Dos conceptos futbolísticos similares. Hermanadas entonces las dos selecciones en un mismo ritmo, conviene explicar que en este caso se prioriza el rendimiento por sobre otras consideraciones estéticas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Cuando un jugador argentino (o español) ejecuta una “pared” o “tira un caño” lo hace en primer lugar para obtener una ventaja posicional y, en segundo lugar, para desmoralizar al adversario, para hacerle evidente su inferioridad técnica y sus limitaciones para el enfrentamiento, es acorralarlo psicológicamente en una actitud defensiva. Nunca una chilena, un caño o una pared nacen del sentimiento de lucimiento personal. Ese “tiqui-taca”, ese “tomála-dámela” en un rondo a veces interminable, es la presión psicológica para reducir al mínimo el espíritu combativo del adversario.

Ese es el motivo por el que uno de los encuentros más esperados en el mundial por quien ésto escribe (y seguramente por muchas personas) era el de estas dos selecciones, encuentro que afortunadamente se produjo ahora y que, al margen de la alegría por el triunfo argentino, permitió observar uno de los mejores encuentros posibles.

Una “quebrada” de cintura, una “vaselina”, una “corrida” en el autopase desequilibrante del defensa, y el rezongo del “mandolión” que ya no es tan triste porque nos permite el gozo estético del “fútboltango”.

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Un comentario sobre “En Argentina está el fútbol argentino y el tango argentino… y el futboltango argentino

  • el 30 abril, 2011 a las 15:08
    Permalink

    Este artículo fué publicado también en RAIZ ARGENTINA, donde mereció el siguiente comentario de la Srta. Norma, a quien agradecemos sus palabras:

    “No soy muy amante del fútbol, sí del tango, pero me encantó esa manera de decir, es interesante hasta para mí y creo que después de ese comentario, ya comenzó a gustarme el fútbol”. Norma

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR