Con Permiso, soy el tango (XX). Roberto Mancini(1)

Roberto Mancini y Juan C. Godoy
Roberto Mancini y Juan C. Godoy

Con permiso, soy el tango

de Banfield, del “Colorao”

que hace bailar el tamango

y cantar “El Encopao”.

 

ENTREVISTA A ROBERTO MANCINI.

Cantor de tangos, entusiasta cultor del 2×4 en todas sus facetas poniendo su conocimiento al servicio del mismo, actualmente en su página tanguera “El Tango Club”  donde en alguna ocasión leí que José María Otero –otro excelso cultor del tango- lo llama “El Capi”, Roberto Mancini es un gran  “gomía de sus gomías”, y por sobre todas las cosas una excelente persona.   

1. Comencemos por el principio Roberto, que es tu nacimiento ¿Cuándo y dónde naciste y quienes fueron tus progenitores?                                                                                                                                                       R. Nací el 15 de septiembre de 1938 en la calle Bernardo de Irigoyen 350 de la ciudad de Buenos Aires. Mis padres, María Esther Mancini y Mario Brandy me bautizaron Roberto Mario Brandy Mancini.

2. ¿Cómo comenzó tu afición por el tango y a qué edad? ¿Realizaste estudios de canto?                                              R. Tomé lecciones de canto a partir de 1952 –tenía solo 14 años- con el profesor Eduardo Bonessi, el mismo al que acudieron entre otros Carlos Gardel, Nelly Vázquez, Oscar Larroca, Fiorentino, Ignacio Corsini, Alberto Marino. Comencé a cantar junto a Aldo Campoamor en Radio Argentina, al ganar en un concurso el premio para una temporada en esa emisora. Por esa misma época actué en el Tango Bar (calle Corrientes 1329) en funciones de tarde porque todavía era menor de edad.

3. ¿A qué edad se produjo tu debut y en qué orquesta?                                                                                                R.  Mi debut se produjo en 1955 en la orquesta de Miguel Caló, cantando el tango “Mariposita” ante los micrófonos de LR1 Radio El Mundo, ubicada en Maipú 555 con la presentación del afamado Cacho Fontana. La primera grabación con esta orquesta fue realizada el 21 de diciembre de 1956, con el tango “Quedémonos aquí”, de Homero Expósito y Héctor Stamponi. Fue estreno de la obra y primera grabación de la misma.

4. Luego actuaste con otras orquestas, hasta recalar en la del “Colorado de Banfield”, magnífica orquesta que habitualmente –como muchas de la época- contaba con 2 cantores.                                                                            R. Actué entre otros con Juan Sánchez Gorio, Ángel Domínguez, Ricardo Pedevilla, Baffa Berlingieri, Leopoldo Federico y también como solista, en 1963 me incorporé a la orquesta de Alfredo de Angelis ocupando el lugar que había dejado Lalo Martel. Mi voz de barítono se acoplaba perfectamente con la de tenor de Juan Carlos Godoy, cantando a dúo muchas páginas exitosas, pudiendo mencionarte “Mi malacara y yo”, “Pastora”, el vals “Ilusión Azul”, por nombrar unas pocas.

El Glostora Tango Club
El Glostora Tango Club

Mi debut como cantante de esta orquesta se produjo en el programa “El Glostora Tango Club” de LR1 Radio El Mundo, interpretando el tango “Dicen que Dicen” de Enrique Delfino y Alberto Ballesteros. En cuanto a la discografía con esta orquesta, el primer tema fue grabado para el sello Odeón el 25 de julio de 1963 con el tango “Carta para René”.

5. Contanos algo de alguna (o algunas) giras que protagonizaste.                                                                    R. Realicé muchas giras a nivel Nacional e Internacional. También actué en España, en Barcelona y Madrid, entre el 9 y el 29 de junio del 2004.

6. También estuviste en Colombia, país donde perdura la afición por el tango, sin decaer con el paso del tiempo.                                                                                                                                                                                        R. En 1964 realizamos una gira a ese país, la orquesta del “Colorado” y las voces de Godoy y mía, grabando 19 canciones entre las que tuvo mucho éxito la milonga de Ángel Greco “Milonga Celestial”. Como encontré el amor de mi vida en Colombia, decidí desvincularme de la orquesta para quedarme a vivir ahí, la que considero mi segunda patria.

7. ¿Y el regreso a Buenos Aires? Por otra parte bien acompañado, según tengo entendido.                                  R. Claro, regresé con mi familia (tuvimos dos hijos) y nos instalamos en Núñez. En esa época actué en escenarios prestigiosos: “Caño 14”, “Michelángelo”, “El Viejo Almacén”.

8. Hablemos de tango, que hasta ahora no lo hicimos (ja, ja). Enumera tus grabaciones, los temas preferidos que interpretabas, en las distintas orquestas y como solista… y el por qué de “el Capi”, y ¿es cierto que vos apodaste “El Tata” a Floreal Ruiz?                                                                                                                                                R. “El Capi” suelen decirme simpáticamente la muchachada de “El Tango Club”, supongo que por sugerencias o decisiones entre los de la barra del club…Jé..! Realicé aproximadamente 300 grabaciones, algunas no llegaron a editarse. Me daba satisfacción cantar el tango “Mariposita” con arreglos del pianista Orlando Trípodi en la orquesta de Miguel Caló, pero no llegué a grabarlo, recién lo hice últimamente con el acompañamiento del conjunto de guitarras de Hugo Rivas y el bandoneón de Roberto Álvarez. Con De Ángelis “Isla de Capri” y “Son Cosas Mías”… “Milonga Celestial”que estrenamos con la orquesta y mi guitarra en el teatro Junín de Medellín en homenaje a  Carlos Gardel.

Roberto Mancini con la orquesta de A. de Ángelis
Roberto Mancini con la orquesta de A. de Ángelis

Sí, apodé “El Tata” a Floreal Ruíz. En mi programa radial “El Rincón de los Artistas”que se propalaba por LR2 Radio Argentina, del que era padrino Julio Jorge Nelson, se presentaban allí los cantantes que actuaban noche a noche en el local del mismo nombre. Le comenté al recordado locutor Alberto Palazón: <Mañana viene de visita el “Tata” de los cantores> hasta ese momento a Floreal le decían “el gallego”, aconteció que a partir de ese bautismo casual, los que escucharon esa audición, comenzaron a decirle “Tata” a ese inigualable maestro de nuestro cancionero.

9. Dicen que la gente del ambiente de tango de la época en que vos triunfabas eran muy bohemios y se sumergían (metafóricamente hablando) en el alcohol ¿Vos le dabas al escabio? Y no creas que lo pregunto por tu apellido paterno (risas).

R. No a la bebida blanca, pero si al buen vino tinto!

10. Ja, ja, la anterior pregunta tiene trampa, porque en este momento doy por concluida la entrevista con vos agradeciendo tu amabilidad, tu enorme predisposición para satisfacer mi curiosidad y la de los lectores; porque voy a complementarla con otro tema y una sorpresa final, con la recomendación que los lectores se animan a buscar EN LA VIA para escucharla en tu voz maravillosa.  Hasta siempre, Roberto.

Gracias César, y el saludo cordial a tus seguidores.

 

De curdelas, borrachos y boliches en el tango

“Digo que la escopeta de 2 caños la inventó un cazador que, como siempre estaba ‘encurdelado’  veía doble las presas que pretendía cazar”

El tango no es solo música para bailar, pues en la mayoría de ellos lo acompaña el relato cantado de alguna historia. Esas historias abarcan una cantidad de temas tan grande que prácticamente no hay situaciones vitales que no estén representadas, entre otras la bohemia. Se afirma que el mundo del arte (la música, el canto, principalmente de la música y el canto popular) es un mundo bohemio. Hablar de bohemia es mencionar la vida nocturna, el amor, el alcohol.

Éste es precisamente el objeto de este artículo, los tangos en los que el alcohol está presente de una u otra manera, enumerando solo algunos porque la temática es muy extensa. Unas veces es el vino, otras veces el pernod (o ajenjo), licor compuesto de esencia de ajenjo (es una planta medicinal y aromática) muy común en los bebedores de principios del siglo XX; o el champán, siendo éste la bebida emblemática en los primeros tangos, tal vez por reminiscencias francesas tras su triunfo en París.

1. EN LA VIA. Con letra de Eduardo Escaris Méndez y música de Nicolás Vaccaro, es uno de los excelentes tangos que podemos escuchar cantado por Roberto Mancini. Representa la imagen de un hombre guapo, de valor, que no se arredra ante el dolor porque se hubiera piantado la fulana, por eso dice “…¿se fue? ¡Mala suerte!, café y pan criollo / ¡que tanto merengue, por una mujer!, / si aquél que se arruga pidiendo socorro / no es hombre ni tiene vergüenza con él”…  Él no va a añorarla y si bebe es solo por gusto, por eso comienza su soliloquio diciendo “A ver che mocito, portame cigarros / y ensille ese vaso, de caña otra vez, / que yo no me sumo con esos otarios / que chupan de bronca, llorando después”.

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como “Cronopio”, es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Un comentario sobre “Con Permiso, soy el tango (XX). Roberto Mancini(1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies