Relatos y crítica literaria

Museo Atelier Antonio Ortiz Echagüe

ANTONIO ORTIZ ECHAGÜE

Antonio Ortíz Echagüe nació en Guadalajara (España) el 15 de octubre de 1883 en el seno de una familia cuyo padre era andaluz y su madre vasca, que posteriormente se afincaría en San Sebastián. En su familia, también su hermano José Ortíz Echagüe fue un reconocido fotógrafo y su tío materno Francisco Echagüe era ayudante de campo del rey Alfonso XIII.

Fue muy precoz, y a los 14 años se trasladó a París, acudiendo a la Academia de Bellas Artes Francesa, trabajando en el taller del pintor León Bonnat. Tres años después (en 1890), durante unas vacaciones en España, realizó su primera obra importante en la Iglesia del pueblo alavés de Narvaja, de donde era originaria su madre: “La misa de Narvaja”.

Fue un pintor que junto a Ignacio Zuloaga y Joaquín Sorolla, constituyeron el trío de ases de la pintura costumbrista española de finales del siglo XIX y principio del XX. Los dos pintores citados influyeron en él, Zuloaga por el realismo y Sorolla por el luminismo de sus pinturas. De ahí la riqueza cromática de sus lienzos, su espectacular manejo de la luz y el color, pintando además en clave de realismo ibérico, a los personajes de otros países.

Porque fue un artista que residió gran parte de su vida en el extranjero y de ahí que se centrara en la representación de escenas y tipos populares de los distintos países donde vivió (Holanda, Marruecos, Italia, Argentina). Los retratos –casi siempre femeninos- fueron su principal medio de vida.

Obtuvo muchos premios (por ejemplo la medalla de oro del Salón de París de 1923 por “Jacobo Van Amstel en mi casa”) y expuso en destacados museos del País Vasco y otros sitios de España, en Europa y en América: un Museo en Italia y otro en Argentina llevan su nombre.

En la localidad italiana di Atzara se encuentra el “Museo d´Arte Moderna e Contemporánea Antonio Ortiz Echagüe”, donde realizó su obra cumbre, el enorme lienzo de cuatro metros de ancho por dos y medio de alto, el que le demandó más tiempo y se encuentra en el Museo de San Telmo, en San Sebastián (España); lo tituló “La fiesta de la Cofradía de Atzara”.

El del país sud americano se encuentra en la provincia de La Pampa: “Museo Atelier Antonio Ortiz Echagüe”, ubicado en la estancia “La Holanda” en la localidad de Carro Quemado, donde pasó los últimos nueve años de su vida atendiendo su campo.

Sus pinturas fueron reconocidas en importantes Salas de Exposiciones de España, Francia, Alemania, Holanda, Marruecos y Argentina. Calificado como el “pintor alegre” por el colorido, detalles y títulos de sus obras, Ortíz Echagüe puso su inspiración en la realidad, en la representación de modelos vivos, en la figura humana de tamaño natural, en desnudos femeninos, en su afición por el retrato y la vida campestre, que se pueden apreciar en los imponentes lienzos que se exponen en el Museo pampeano.

Residió en Italia cuatro años, desde 1904 cuando obtuvo una plaza de pensionado en la Academia Española de Roma y compartió estudios con Madrazzo, inclinándose hacia el retrato de personajes a tamaño real. El contacto con una familia holandesa que le encargó en Roma un retrato de su hija de once años de edad, Elisabeth Smidt (que luego sería su esposa), le llevó a ese país donde se instaló en la localidad de Hilversum, pintando retratos y tipos populares. Tras contraer matrimonio con Elisabeth Smidt (1919) pasó un tiempo en Granada pintando cuadros de mujeres andaluzas.

En los años veinte residió alternativamente en Holanda y París, donde tuvo su estudio en el parque Monceaux y se relacionó con individuos del “círculo de la belle èpoque”, como Lucien Guitry. Allí pintó algunos desnudos femeninos muy influidos por Édouard Manet, uno de sus pintores favoritos.

En 1926 se trasladó a Madrid residiendo en la Quinta de la Fuente del Berro. En esa época pintó a los miembros de la aristocracia española (Infante Don Alfonso de Orleans, Duquesa de Parcent, príncipe Hohenlohe Langenburg). Fue nombrado presidente de la Asociación de Pintores y Escultores de Madrid, y la Biblioteca Nacional organizó su primera exposición individual en España (1926); asimismo, el gobierno francés le distinguió con la Legión de Honor.

 Retrato de Encarna y su hija

Su habilidad como retratista de la alta burguesía flamenca le llevó a viajar a Estados Unidos y a Argentina, país donde amplió su clientela y expuso en las más importantes galerías de Buenos Aires.

En el inicio de los años treinta se trasladó a Argentina, donde tenía una estancia en La Pampa (en la localidad de Carro Quemado). El estallido de la Guerra Civil española, seguida de la Segunda Guerra Mundial le decidieron a permanecer en el continente americano, donde expuso con frecuencia en Buenos Aires y en Estados Unidos (el Instituto Carnegie de Pittsburg realizó una gran exposición individual del pintor en 1940).

A propuesta del crítico de arte y académico José Francés fue nombrado Académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid en 1940, falleciendo dos años después en Buenos Aires (el 8 de enero de 1942) víctima de un cáncer de pulmón a los 58 años.

En octubre de 1998, en un sitio donde el paisaje dominante es el bosque de caldenes, en las cercanías donde hasta 1883 reinaban los Ranküllche: la gente de Yanketruz, Painé y Panguetruz Gner (Mariano Rosas), se inauguró en Carro Quemado, provincia de La Pampa (Argentina) el Museo Atelier Antonio Ortíz Echagüe, que se encuentra a 112 Km de Santa Rosa (capital de la provincia).

Algunas de sus obras más importantes  son las siguientes (se detalla el lugar donde se encuentran y el año de realización):

«El beso de la madre» (Museo San Telmo de San Sebastián. España), 1905

«Lady Godiva» ( Ministerio de Asuntos Exteriores. Madrid. España), 1906

«Fiesta de la cofradía de Atzara» (Museo San Telmo de San Sebastián. España), 1909

«La Sra. Jansen y sus amigas» (Museo San Telmo de San Sebastián. España), 1910

«La casa amarilla» (tríptico). (Museo Antonio Ortiz Echague. Santa Rosa, Argentina), 1920

«Interior holandés» (Museo de Bellas Artes de Sevilla. España), 1920

«Retrato del rey Alfonso XIII» (Museo Municipal de Madrid. España), 1921

«Jacobo van Amstel en mi casa» (Museo Reina Sofía de Madrid. España), 1922

«El mendigo ciego» (Museo Antonio Ortiz Echagüe. Santa Rosa, Argentina), 1930

«Vendedora de pan» (Museo de Bellas Artes de Alava. España), 1930

«Moro notable» ( Museo Antonio Ortiz Echagüe. Santa Rosa, Argentina), 1930

«Mujeres azules de Tafilalet» (Museo Antonio Ortiz Echagüe. Santa Rosa, Argentina), 1931

«Tres senegalesas» (Museo Antonio Ortiz Echagüe. Santa Rosa, Argentina), 1931

Mi mujer y mi hija a caballo

Óleo sobre lienzo de 215 x 195, realizado en la “Estancia La Holanda” (La Pampa) en 1923 y donado en 1988 por Elizabeth Smidt, la viuda del artista, en 1976. Nª de Registro AS03778

Distant to 112 Km from Santa Rosa, capital city of La Pampa, and a few Km away from Carro Quemado little town, the caldén forest prevailing landscape, precedes de “Ortiz Echagüe Museum Atelier”, which has been granted as s Histoical and Artistic National Place. Ortiz Echagüe was born in Guadalajara, Spain, in 1883. He studied in Madrid, Paris, Rome. He painted in Rome the portrait of Elisabeth Smidt when she was eleven, a Dutch girl who will become his wife later, initiating the portrait facet.

About author
César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.
Articles
Related posts
Tangueando

Eduardo Arolas, evocado por distintos autores

Eduardo Arolas Arolas nació en el Barrio porteño de Barracas en 1892. Fue una de las más descollantes figuras que tuvo el…
Lunfardo

Grisette, Cocotte, Midinette, Mesalina y… Vestales

A una mina brava        (por César)                                                                                                                                                         Mina brava, laburastes a destajo                                                                                                                                             faca en liga, como entonces era usual                                                                                                                                     en aquellos conventillos…
Tangueando

EL TANGO EN LA ÉPOCA DE ROSAS

Debo agradecer al Dr. Norberto Chiviló, creador y editor de la Revista “EL RESTAURADOR”, que me envió una separata de las páginas…

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.