General

El mundo a travéz del cristal

General

El mundo a travéz del cristal

PAMPEANDO Y TANGUEANDO. Caleidoscopio nº 22.

POLÍTICA Y FILOSOFÍA: EL MUNDO A TRAVÉS DEL CRISTAL

Recibí un correo de un amigo de La Pampa (sin su opinión personal) referido a un libro de Johan Orberg titulado “10 razones para mirar el futuro con optimismo”. Es un libro que acaba de traducirse al castellano y lo edita Deusto con la colaboración del Instituto Juan de Mariana y Value School. El autor intenta convencernos que vivimos en un paraíso, pero de esas 10 razones yo encuentro solamente una que tiene visos de realidad (con matices) para ser optimistas, el aumento en la esperanza de vida.

El problema surge, se visualiza (o no) cuando uno quiere observar el mundo a través del cristal de una ventana, porque si el cristal está semi espejado solo veremos reflejada nuestra imagen y la de aquellos que son como nosotros, los que están en la misma situación que nosotros. Nunca comprenderemos a los que están del otro lado del cristal porque no los vemos, y si no los vemos es como si no existieran. Entonces no existen los problemas, son habladurías, fabulaciones, el mundo es un paraíso.

Pero… evitemos el solipsismo, pongamos un cristal transparente para ver a su través cómo es realmente el mundo, y entonces podremos hablar con conocimiento. De lo contrario, es como tener una venda en los ojos, como la que simbólicamente representa a la Justicia Universal pese a que a efectos del “cúmplase la ley” (la justicia de los despachos) quieran darle el significado de imparcialidad.

Si no ves lo que existe del otro lado de la ventana, ese mundo para vos no existe; ¿podemos hablar de egoísmo? No, porque esa realidad es inexistente. Bien se aplicaría el término NARCISISMO porque solo vemos a NOS MISMOS en un espejo. Así podemos negar la realidad sin complejo de culpa.

Esto que podemos inscribir en un contexto sociológico, tiene también un sentido filosófico si seguimos a Heidegger que decía: “Mientras el “ser-ahí” es un ente que es, no ha alcanzado nunca su “totalidad”. (Pero si ya) no falta absolutamente nada en él, se ha convertido en un “ya no ser-ahí”. El que deje de faltarle algo de su ser significa la aniquilación de éste”. Interpreto yo “aniquilación” en sentido figurado, simbólico, aniquilación como ser humano culturalmente hablando.

César J. Tamborini Duca

About author
César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.
Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.