Río Órbigo y Presa Cerrajera

Presa Cerrajera. Villanueva de Carrizo
Presa Cerrajera.
Villanueva de Carrizo

Historia

El Camino de Santiago nos lleva por hitos históricos y en la etapa que describo en esta ocasión nos encontramos con un “crucero” que no es el típico, tan abundante en tierras gallegas, sino que está dado por el “cruce” del Camino Jacobeo con otro camino, el ribereño que marca en su extensa trayectoria el Río Órbigo, renombrado también por ser río truchero. Éste se formaba en la confluencia en Santiago de Molinillo de los ríos Luna (un río grande de aguas frías, que baja desde el Embalse de Luna) y el Omaña (un río más pequeño y de aguas más cálidas en el que aún se puede “batear” oro). Con el paso del tiempo el cauce de los ríos ha ido cambiando por lo que la confluencia ahora se produce un poco más abajo que antaño, en el término Municipal vecino de Secarejo (Cimanes del Tejar).

Desde su nacimiento en esta confluencia el Río Órbigo sigue su camino leonés, recibiendo en La Bañeza la afluencia del Río Tuerto. Pero luego, en tierras zamoranas, el Órbigo cede sus aguas al Río Esla, y éste a su vez al Duero, para desembocar finalmente en tierras portuguesas –como Río Douro- en aguas del Atlántico, al sur de O Porto.

Debido a las necesidades de los labriegos de la zona para regar sus tierras y construir Molinos movidos por la energía del agua con el objeto de transformar los granos de trigo en harina y el lino en aceite, para su subsistencia, se construyó la Presa Cerrajera gracias a la cesión que hace el infante Don Felipe (hijo de Sancho IV “el Bravo”) al Cabildo de Astorga – en el año 1315- de las aguas del Órbigo para que llegaran desde Villanueva de Carrizo hasta Santa Marina del Rey; posteriormente su longitud se extendió hasta desembocar nuevamente en el mismo río, al sur de Azares del Páramo. En su recorrido se construyeron cerca de 50 Molinos, algunos de los cuales todavía están en perfectas condiciones, uno de los cuales, el Molino Galochas, mencioné en el artículo http://pampeandoytangueando.com/general/camino-de-santiago-memorias-del-camino-iv/. Recomendable  no sólo para los que realizan el Camino, sino para ir a pasar un día soleado e inclusive para una comida mágica.

  1. Leyenda

La leyenda atribuye la creación de la Presa Cerrajera al amor de un caudillo musulmán de nombre Aliatar. De acuerdo con este hermoso mito, la presa se construyó con posterioridad a la muerte de Almanzor en el año 1002 y el desmembramiento del Califato de Córdoba por las luchas entre distintas familias en los años de 1030 a 1040, entre las que estaban los Abencerraje y los Cegríes. Eso motivó la emigración de algunas al Reino de León, asentándose en las Riberas del Órbigo. Entre ellos estaba Aliatar, de la familia de los Abencerrajes. Él era sevillano, nacido a orillas del Guadalquivir, y con su familia se radicaron en Villaviciosa de la Ribera, donde estaba al frente de una explotación aurífera, siendo su padre “Alamín” (gobernador) de la zona.

Zaida vivía unos 50 Km más al sur, en un pueblo que –se dice- por la belleza de la joven tomó el nombre de Villazaida (actualmente Villazala). Cuando Aliatar conoció a Zaida en uno de sus viajes se enamoró de ella y le declaró su amor, pero ella no estaba segura de los sentimientos del joven y le impuso una condición para aceptarlo: correspondería a su amor el día que el agua del Órbigo pasase por frente a su casa. Condición casi imposible por la distancia del río (2 Km) y el nivel del pueblo, superior a aquél.

Aliatar, con la ayuda de su padre y de los labradores a los que favorecería la posibilidad de regar sus tierras, logró la construcción de la Presa que posibilitó a las aguas del Órbigo besar los pies de la casa de Zaida luego de un recorrido de 42 Km.

  1. El origen de las palabras: Pluralizado, porque son 2 los topónimos a descifrar.

*ÓRBIGO. Si bien algunos le atribuyen su condición de corriente aurífera, otros en cambio le asignan una raíz euskera, porque se supone que en los tiempos previos a la Reconquista, el vascuence pudo ser utilizado en la zona, y sostienen que OR significa agua y BIGU simboliza dos, creando así el nombre compuesto DOS AGUAS aludiendo al nacimiento por la confluencia de los dos ríos, el Luna y el Omaña.

*PRESA CERRAJERA. Denominada primero PRESA ABENCERRAJERA en honor a la familia de Aliatar, los Abencerrajes, tomó posteriormente el nombre de PRESA CERRAJERA con el que se conoce en la actualidad, siendo así muy claro el origen del topónimo.

  1. Gastronomía

No se puede eludir este tema aunque sea ajeno al motivo del trabajo. Estamos en la Ribera del Órbigo y éste es un río truchero por excelencia (aunque la pesca de estos salmónidos disminuyó en los últimos tiempos), por lo que se creó una cocina basada en este pez además de los platos típicos de la región leonesa; aunque no me considero un experto en gastronomía puedo sugerir algo, de lo poco que conozco.

Puente del Paso Honroso
Puente del Paso Honroso

En Hospital de Órbigo viniendo desde Benavidez, girar a la izquierda donde está el cartel que indica el acceso al Puente del Paso Honroso. A mitad de calle sobre la mano izquierda está el Restaurante “La Encomienda”, con una sorprendente, preciosa arquitectura con detalles ornamentales, antiguos algunos; y un patio de comidas ideal para relajarse en pláticas amistosas mientras se degustan los platos y son atendidos con esmero por su dueño D. César Morán y sus dos hijos, el uno “sommelier” y el otro “cheff”, conformando un trío de categoría.

A 2 Km de distancia y cruzando la N 120 se encuentra Veguellina de Órbigo, una población muy interesante. A poco de ingresar en su calle principal (Pío de Cela) a mano derecha se encuentra un nuevo local de restauración, “Ébano”, gestionado por Domingo con la colaboración de su hijo Miguel. Domingo, que anteriormente trabajó como cocinero en distintos restaurantes de la zona, puede presumir de una característica: al sitio donde lo contrataban era seguido por la clientela que reconocía su mano maestra; personalmente puedo afirmar que de su creatividad salió la mejor paella de mariscos que comí.

Sopa de truchasCruzamos la vía del ferrocarril y giramos a la izquierda en dirección al Páramo; a 1 Km aproximadamente veremos a mano izquierda un complejo deportivo. Dentro de él y frente al río está “La Barca”, donde no solo encontrarán una comida variada y excelente, sino la amable atención de Toño y Teresa.

Salimos de ahí, cruzamos un puente y enseguida estamos en Buenos Aires (no, no soñemos con haber llegado a la Argentina), doblamos a la derecha en el primer cruce para arribar a Castrillo de San Pelayo (mas o menos son 2 Km), frente a cuya plaza está el Restaurante y Bar Natal. El bar lo atiende José María; el restaurante su esposa Antonia con su proverbial amabilidad, y si bien su carta permite elegir, les recomiendo su “sopa de truchas”: para chuparse los dedos.

César J. Tamborini Duca

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR