El origen de las palabras

El origen de las palabras mosca, mango, quincho

No todos los expertos –filólogos, escritores, naturalistas, cronistas de viajes-aciertan en la definición de vocablos y usos gramaticales en lo que se define como “americanismos”. Es natural que a veces se produzcan errores, ya sea por desconocimiento, por error involuntario, o por el apremio para entregar un trabajo. En esta categoría de mi BLOG intento aclarar el significado de muchos términos, como hice hasta ahora y seguiré haciendo de vez en cuando, como en esta ocasión.

Algunos, como Ciro Bayo, que tiene escrito un “Vocabulario criollo español de Sudamérica”, Madrid, Ed. Sucesores de Hernando, 1910-  abomina del lenguaje vernáculo aceptando sólo algunos términos que no tienen equivalencia en castellano, y da como ejemplo el ñandú, según él de origen guaraní, equivalente al avestruz. Pero el ñandú (vocablo mapuche, no guaraní) no es el avestruz, así como el puma no es el león ni el yaguareté es el tigre, pues si bien hay semejanzas, las diferentes envergaduras son tan manifiestas como para merecer nombres propios (“Chuquisaca o La Plata Perulera”, Ediciones del Viento, 2009, pág. 53). [Al margen, y por tratarse de otro escritor, muy ególatra y creído de superioridad, en la pág. 45 de este libro, Ciro Bayo denuncia la hispanofobia de Sarmiento, al decir: “Las fantasías de Sarmiento y demás corifeos hispanófobos…”].

Comienzo entonces con el significado de algunas palabras:

El origen (o significado) de las palabras: MOSCA y MANGO

Además del por todos conocido que designa al insecto díptero braquícero, tiene otras acepciones. Así, en el Diccionario Español de Empar Moliner: aflojar o soltar la, significa dinero; mosca muerta se refiere a una persona que, bajo apariencia inofensiva, encubre a una de mala intención; la mosca en la oreja se aplica al hecho de tener recelo o sospecha de algo, todavía impreciso; por si las moscas es una expresión preventiva (humorística) que significa “por si acaso”.

Oscar Conde en su Diccionario Etimológico del Lunfardo define la mosca loca como una gran cantidad de dinero, una fortuna. En mi diccionario “CHE (lunfardiadas)” le asigno también elsignificado de dinero aclarando que figura en el argot en épocas lejanas, pues ya aparece en cartas compiladas por Vicente Fidel López.

Con motivo del Sesquicentenario (25 de Mayo 1810-1960) la Editorial Atlántida de Buenos Aires sacó a la luz en forma de libro ese Folleto casi desconocido de Vicente Fidel López, libro que fue glosado por el escritor, periodista y poeta Alberto Larrán de Vere. El folleto de López titulado “La Gran Semana de Mayo de 1810” es una recopilación de cartas de los protagonistas de esos días, halladas en el baúl de la parda Marcelina Orma, que fuera esclava del presbítero Mariano Orma. Por su parte el Dr. Amaranto A. Abeledo dio a la Editorial el único ejemplar del folleto, en cuya página 41 se menciona la carta de Buenaventura Arzac al presbítero Mariano Orma del 20 de mayo de 1810, en la que pide traiga “…300 cargas para la gente de los cuarteles, pues hace falta, y hay MOSCA para pagártela”.

“Donde hay un mango” por Tita Merello:

MANGO: es otro vocablo relacionado que incorporamos a nuestro lunfardo, siendo habitué de nuestros tangos. El Diccionario de Oscar Conde le atribuye un probable origen del portugués mango: moneda antigua. Un mango se refiere en Argentina a la unidad monetaria: 1 peso. José Gobelo también lo define como la unidad monetaria (peso) y le atribuye origen incierto. Empar Moliner le da el significado de Peso Argentino y dinero.

En la milonga “Garufa en Villa Lugano” la letra informa cómo se desplazarán los bailarines para llegar al lugar de reunión bailable, diciendo …”de Flores sale un camión / a diez mangos por cabeza”… Mientras que “Yira-yira” expresa …”cuando rajés los tamangos / buscando ese mango, que te haga morfar”…

Por su parte Luis Alposta (que nos recuerda “¿Dónde hay un mango, viejo Gómez?”) profundiza en el tema y dice: “La palabra mango (prov. del portugués mango, moneda antigua), con el significado de peso moneda, también usada en Brasil y provincialmente en Portugal, podría tener un origen francés”.

Alposta también menciona que el rey anglosajón Ethelwulf prometió entregar a la sede apostólica una renta anual de 300 mangons, y que “el rey Sancho de Aragón prometió a la Santa Sede un tributo anual de quinientos mangons”. Y nos traslada al “diccionario de francés antiguo editado por Larousse en 1947 (donde) leemos lo siguiente: Mangon, palabra de etimología desconocida, que circuló entre los siglos XI y XIII con el significado de escudo de oro …Parece claro que mangon fue el nombre de una moneda conocida en plena Edad Media… incluyendo a Portugal, donde, con el tiempo, pasó a llamarse mango”.

Tengamos en cuenta también que mango es sustantivo del verbo mangar, y el diccionario Larousse menciona como voz de origen gitano, con el significado de pedir, mendigar. Y en este punto lo asociamos con otra lunfardiada, porque mangar es sinónimo de sablear: solicitar dinero u otra cosa en préstamo, pero íntimamente convencido que no se procederá a su devolución; lo que no deja de constituir un robo o hurto, que es otra de sus acepciones.

También menciona esta palabra Carlos de la Púa (no podía ser menos) en su poemario “La Crencha Engrasada”, (Schapire Editor, Bs. As., 3ª Edición, 1970, pág. 34, en el poema “El Entrerriano”) en los siguientes versos:  …”como un mate curado, la amistad del amigo, / mientras haya algún orre que no cambie de rango, / mientras quede un porteño que se patine un mango / de emoción en el verso sincero que te digo”…

A propósito de esto la nota explicativa de José Gobello en la página 89 dice: “Patinarse un mango” es despilfarrar un peso. “Mango”, “peso”, término que supuse contracción de marengo, quizá sea brasileñismo

TAMANGO: No por la rima,sino porque lo mencionamos en el tango Yira-yira, y al mismo tiempo agregar otra palabra del lunfardo originada en lengua quichua, va de yapa lo siguiente:

En la época colonial lo habitual es que se “anduviera en pata”, y los que calzaban algo lo hacían únicamente para las visitas, costumbre que persistió en el gaucho que solía montar descalzo, pero llevaba encima las botas para colocárselas si debía realizar una visita a una persona encumbrada del lugar.

Los portugueses utilizaban un calzado rudimentario que llamaban tamanco, que fue adoptado por el negro afro-americano, pero cambiando la ‘c’ por la ‘g’ y pasó a llamarse tamango. Consistía en una envoltura de trapos, y sobre esta envoltura se calzaban una especie de ojotas hechas de cuero crudo de vacuno.

QUINCHO

Construcción rústica utilizada actualmente (aunque con características constructivas modernas) como comedor en reuniones al aire libre, cumpliendo las mismas funciones que el «merendero» español. Posiblemente su nombre deriva de «quincha», paredes construidas con ramas secas entrelazadas recubiertas de barro. Así, leemos en «Zogoibi» de Enrique Larreta: «Las resquebrajadas paredes de quincha de duraznillo recubiertas de barro, conservaban uno que otro parche exterior de remoto blanqueo. El techo era de paja; pero de paja compacta, corta, pareja, como lana a medio crecer». El Diccionario de la Lengua Castellana «Vastus» (Ed. Sopena, Bs. As. 1941) define quincha: voz quichua.Americanismo; trama de junco con que se afianza cualquier construcción de paja, cañas, etc. ¿Comemos un asadito?

César José Tamborini Duca

About author
César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.
Articles
Related posts
El origen de las palabras

SÍNDROME DE DIÓGENES Y CREMATOMANÍA (O “cuando los opuestos se encuentran”)

Diógenes Acababa de escribir el artículo sobre el “Síndrome de Diógenes”, cuando para mi sorpresa recibo un correo del Dr. Alposta con…
Caleidoscopio

El Telégrafo Mercantil y Manuel de Lavardén. Oda al Paraná

Manuel José de Lavardén, había nacido en Colonia del Sacramento (Uruguay), el 9 de junio de 1754, hijo del doctor Juan Manuel…
Tangueando

Evolución del tango (III). Borges, Carriego

Anteriormente esbozamos un itinerario casi desde sus orígenes de esta música popular Argentina en etapas evolutivas del tango (I) y (II). Decir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.