El Turismo de Carretera, ese invento argentino (IV)

Decir Gálvez y recordar las cupecitas Ford pasar raudas por las rutas argentinas e iberoamericanas, es introducirse en la larga etapa de oro del TC argentino.

GÁLVEZ. Del barrio porteño de Caballito llegaron Oscar Alfredo “el Aguilucho” Gálvez y su hermano, menor que él, Juan. Primero corrieron juntos, cuando se iniciaron por 1937, pero después tuvieron cada uno su coupé Ford. De los cinco hermanos de esta familia de padres madrileños, un tercero, Roberto, también se sumó como acompañante.

Tan grande ha sido el prestigio logrado por ambos, que el autódromo de la Ciudad de Buenos Aires fue bautizado con sus nombres y apellido. Mientras Oscar tuvo una vida longeva, como un gran mito viviente, falleciendo en 1995, Juan perdió la vida (como tantos corredores de TC) en la Vuelta de Olavarría de 1963. Había dominado los campeonatos de los cincuenta y comienzos de los sesenta…

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR