El Turismo de Carretera, ese invento argentino (II)

Los Grandes Premios de la República Argentina enhebraban, etapa tres etapas, sus largos recorridos por provincias y regiones de norte a sur y de este a oeste.
En sucesivas ediciones fueron creciendo, con sus jornadas difíciles, los caminos enfangados, los cruces de serranías… la leyenda de corredores e incluso coches, que se volvieron míticos en un país muy volcado al automovilismo deportivo.

GRAN PREMIO. Todo empezó en 1937, en un Día de la Bandera. Se decidió instituir y organizar el “Gran Premio de la República Argentina”, fundamental en el desarrollo del Turismo de Carretera. Con esa prueba se ha enseñado a nuestros padres y, luego, a nosotros mismo, mucho sobre geografía argentina y sobre nuestras gentes. Pensemos que grandes extensiones eran por la época “territorios nacionales” y la posterior conformación de nuevas provincias en ellos, tenían en esta mítica competición de velocidad libre (en las primeras ediciones, tope 120 km.), el hilo conductor que nos hacía conocer toponímicos y eslóganes que sirvieron para potenciar, por ejemplo, a ´Tucumán, el jardín de la República.

Largaron un 5 de Agosto de 1937 y lo gana Ángel Lo Valvo con un Ford, aunque de esa época trascienden y se destacan durante años  el porteño Ernesto H. Blanco; el primer campeón, Eduardo Pedrazzini; aquel Tadeo Taddía, Héctor Suppici Sedes, Ricardo Risatti, cordobés de Laboulaye, iniciador de una saga de pilotos, como los Di Palma de Arrecifes, después.

Había nacido una manera de pasar muchos domingos del otoño a primavera de cada año. Ver el TC en las banquinas amplias de las carreteras argentinas, fundamentalmente de la región pampeana, implicaba empezar la jornada bien de madrugada. También se solía ir la tardecita anterior, para elegir un emplazamiento,  si era posible, con curva o “lomo de burro” (una alcantarilla elevada). Se iniciaba la mañana, mucho antes de la largada, con un gran asado criollo, buen pan, vino y las puyas entre los “fordistas” y los chevroletistas” sobre cómo sería la carrera.

Era una generación de gente confiada en el presente y el futuro, tranquilos, afables. Esos gringos chacareros que hacían muchos kilómetros, más que los corredores mismos, para seguir a sus astros en una y otra etapa del “Gran Premio” o en las “Vueltas” que las ciudades de la `región TC´ organizaban.
Y ahí estaban, corriendo, algunos de su condición. Aunque predominaban los mecánicos, que formaban peñas en sus talleres y armaban con mucho esfuerzo, esas cupecitas que llenaron de asombro a los fabricantes americanos.

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como “Cronopio”, es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies