Recorriendo Buenos Aires (III)

Monumento MayoAl salir de la Casa Rosada tenemos a nuestro frente la Plaza de Mayo, en cuyo centro veremos dos monumentos emblemáticos: uno es el de Manuel Belgrano, creador de la Bandera Nacional y abnegado luchador por nuestra independencia; el otro es la Pirámide de Mayo que conmemora la Revolución de Mayo de 1810. Originalmente construida de madera, fue recubierta posteriormente y su cúspide está coronada por una figura esculpida por el francés Joseph Dubourdieu que representa la Libertad.

En el otro extremo de la Plaza y enfrentando a la Casa Rosada se encuentra el Cabildo, antiguo Ayuntamiento durante el gobierno español; ocupa ese lugar desde 1580, aunque su aspecto ha cambiado en el devenir del tiempo: tenía paredes de adobe y techo de caña y paja, agregándose las tejas en 1712, es decir hace 300 años.

Palacio Legislativo.
Palacio Legislativo.

Fue en el año 1725 cuando se construyó un edificio nuevo con arquitectura colonial con once arcos, de los cuales se demolieron tres con la apertura de la Avenida de Mayo en 1889, y otros tres se demolieron con la apertura de la Diagonal Julio Argentino Roca, por lo que actualmente consta de 5 arcos.

Si observamos el Cabildo de frente, a su izquierda y por detrás se observa un magnífico edificio del que sobresale una cúpula con aguja: se trata del edificio del Palacio de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires con una importante hemeroteca en la Planta Baja -cuya dirección ejerce el señor Rodolfo Barragán- que atesora importantes documentos de la historia porteña (con una colección de diarios y revistas desde 1892 a la actualidad). El edificio está ubicado frente a la Manzana de las Luces y también se encuentra frente al monumento a Julio A. Roca ubicado en la Diagonal del mismo nombre.

Se pueden realizar visitas guiadas gratuitas, previa solicitud al teléfono 4338-3000 interno 1040. Fue diseñado por el arquitecto Héctor Ayerza y construido entre los años 1926 y 1931 para el entonces “Consejo Deliberante”. Es de estilo neoclásico, y sobre el cuerpo central del edificio sobresale la figura de la Torre del Reloj, con base octogonal y 95 m de altura; el reloj de 4 cuadrantes (de origen alemán) pone en funcionamiento cinco campanas cada 15 minutos.

Escritorio Eva Perón
Escritorio de Eva Perón.

Tiene varios salones, cuatro de ellos en la Planta Baja: el Salón Presidente Juan Domingo Perón (ex Pasos Perdidos) con entrada de carruajes, concebido como salón de recepción; el Salón Montevideo cuya antesala lleva el nombre de Arturo Jauretche; el Salón Eva Perón desde el que Evita dirigió la Fundación con su nombre, y conserva el mobiliario que utilizó la Primera Dama; el cuarto salón es en realidad el Recinto de Sesiones realizado en forma de hemiciclo.

Una fantástica escalera de mármol boticcino se encuentra frente al Hall de Entrada; su diseño es similar a la que posee

Escalera
Escalera del Palacio de la Legislatura.

el Palacio Royal de París, bifurcándose en dos ramas para acceder a la Planta Principal, mientras la vista superior nos permite la contemplación de una magnífica Bóveda rematada con un “vitraux” representando un sol pleno y radiante.

Llegamos así al Hall de Honor que hace las veces de “distribuidor” a los dos grandes salones de esa planta: el Salón San Martín que como en la mayoría de las estancias exhibe elegante “boisserie” de roble; posee una

Salón Hipólito Yrigoyen, o Salón Dorado.

chimenea sobre la cual se destaca un alto relieve ecuestre de San Martín, en un óvalo de piedra caliza; posee varias arañas en bronce dorado y cristal de Baccarat tallado.

Por último el Salón Hipólito Yrigoyen (Salón Dorado) es el más esplendoroso del edificio y está inspirado en la “Galería de los Espejos del Gran Trianón” (en el Palacio de Versalles). El techo es una bóveda en cañón rematada al frente en una semi cúpula. Ocho columnas pareadas de estilo jónico forman dos galerías laterales y limitan el espacio central. Sobre estas columnas dos

Biblioteca de la Legislatura
Biblioteca Esteban Echeverría.

galerías altas balconean sobre ese espacio central, rematadas en un extremo en un gran Palco de Honor. Totalmente revestido en cedro pintado y con aplicaciones doradas con la técnica de dorado a la hoja, sus pisos son de roble de Eslavonia, al igual que en el Salón San Martín.

Cabe destacar finalmente la Biblioteca Esteban Echeverría cuya visión excede en mucho a una descripción literaria; totalmente revestida en boisserie de nogal de Italia, el magnífico trabajo de ebanistería  corresponde a los talleres de Gabriel Tarris, al igual que el sitial de Presidencia -también en nogal de Italia- del Recinto de Sesiones.

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

2 comentarios sobre “Recorriendo Buenos Aires (III)

  • Pingback:Recorriendo Buenos Aires (I) » Pampeando y Tangueando

  • el 31 diciembre, 2013 a las 11:22
    Permalink

    Para finalizar un año bastante revuelto me reconforto con la lectura de esta interesante serie que me permite conocer -maguer que a la distancia- esa hermosa ciudad que tenéis los argentinos. Me emocionó poder conocer vuestra famosa Plaza de Mayo y el Palacio Legislativo (amén de otras cosas muy interesantes). Permitidme que os felicite y estreche en un abrazo a todos los hermanos latinoamericanos, a través de esta publicación; y una felicitación personal y abrazo para César.
    Santiago

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies