Aguafuertes hispano-argentinas

En el zoológico

Pocos días atrás acompañé a mis nietitos Mateo, Camila y Juanita, a visitar el zoológico en Palermo. Ya no es lo que era, jirafas y elefante en los que el paso del tiempo hizo estragos, leones amodorrados cuyo aburrimiento les impide rugir o mostrarse amenazadores, cebras de paso cansino en cuyos genes parece incubarse el olvido de sus frenéticas carreras en la sabána africana, ¡si hasta las aves demostraban pasividad y no se escuchaba el sonido característico de su aleteo! Los únicos que demostraban actividad y ensordecían con sus chillidos eran los monos: correteaban de un lado a otro, saltaban, se expulgaban entre ellos; uno se rascaba las zonas pudendas, otros tiraban al suelo cáscaras de banana y de manises. Sólo por estas actitudes no los considero humanos, pues por otra parte hay entre ellos y nosotros una semejanza como la puede haber entre un perro y un zorro; ¿o -más cercana- entre perro y lobo? La cuestión es que Camila, Juanita y Mateo se divertían de lo lindo con las «monadas» de nuestros primos-primates.

Lo que antecede es una ensoñación, sentado como estoy a la espera del autobús; un señor ya maduro y de aspecto rudimentario se está rascando los c…; a mi alrededor, como un tapiz crujiente, casi todo el suelo se cubre con cáscaras de maníes y de pipas ¿será la observación del entorno lo que me hizo recordar mi último viaje a la Argentina para ver a mis queridos nietos, hace ya varios meses?

Reflexión: la diferencia con nuestros primos es menor de lo que se puede pensar.

About author
César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.
Articles

3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *