En el zoológico

Pocos días atrás acompañé a mis nietitos Mateo, Camila y Juanita, a visitar el zoológico en Palermo. Ya no es lo que era, jirafas y elefante en los que el paso del tiempo hizo estragos, leones amodorrados cuyo aburrimiento les impide rugir o mostrarse amenazadores, cebras de paso cansino en cuyos genes parece incubarse el olvido de sus frenéticas carreras en la sabána africana, ¡si hasta las aves demostraban pasividad y no se escuchaba el sonido característico de su aleteo! Los únicos que demostraban actividad y ensordecían con sus chillidos eran los monos: correteaban de un lado a otro, saltaban, se expulgaban entre ellos; uno se rascaba las zonas pudendas, otros tiraban al suelo cáscaras de banana y de manises. Sólo por estas actitudes no los considero humanos, pues por otra parte hay entre ellos y nosotros una semejanza como la puede haber entre un perro y un zorro; ¿o -más cercana- entre perro y lobo? La cuestión es que Camila, Juanita y Mateo se divertían de lo lindo con las “monadas” de nuestros primos-primates.

Lo que antecede es una ensoñación, sentado como estoy a la espera del autobús; un señor ya maduro y de aspecto rudimentario se está rascando los c…; a mi alrededor, como un tapiz crujiente, casi todo el suelo se cubre con cáscaras de maníes y de pipas ¿será la observación del entorno lo que me hizo recordar mi último viaje a la Argentina para ver a mis queridos nietos, hace ya varios meses?

Reflexión: la diferencia con nuestros primos es menor de lo que se puede pensar.

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

3 comentarios sobre “En el zoológico

  • el 8 abril, 2012 a las 13:21
    Permalink

    Aquí estamos, un domingo por la mañana, esperando que se cocine un lechón al asador y visitando este interesante y completo blog. Nuestras felicitaciones para el o los autores.
    Que hermosa la foto tripartita que ilustra el comentario de zoológico,!!! se ve que el “artista” es dueño de una gran sensibilidad . jajajajaa!
    Abrazo.

    Respuesta
  • el 8 abril, 2012 a las 22:29
    Permalink

    Los “artistas” son mis nietitos, que aparecen en la foto (ja, ja).
    Gracias y se retribuye el abrazo

    Respuesta
  • el 9 abril, 2012 a las 15:02
    Permalink

    otro sí digo, pues olvidé destacar la autoría de la foto: el artista de la fotografía se llama Diego Ferro, odontólogo, jugador de polo, papá de Juanita y por lo tanto yerno del autor de la nota. Mi agradecimiento por su colaboración.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies