En el metro

Flickr sdMe sorprendí cuando comprobé que el que viajaba en el metro era Roberto Arlt. Iba parado a mi lado y alcancé a observar que escribía una crónica para sus “Aguafuertes Porteñas” de “Crítica”, diario ya desaparecido como él mismo. Pero esta circunstancia no debe asombrar pues suele ser bastante habitual que a personas ya muertas, un día se les ocurra regresar a su humanidad, sólo es cuestión de la capacidad de cada uno el percibirlo.
Observando sobre su hombro leí que describía el comportamiento de un joven que  -también de eso fui testigo-  se le adelantaba bruscamente al subir al subte para ganarle el único asiento libre. El relato continuaba así:
“Tenía razón el muchacho en su apuro, no podía ni debía perder tiempo. Se despatarró al sentarse, sacó todo su arsenal parafernálico de instrumentos de una pequeña mochila, juntó sus muslos y rodillas, separó la planta de los pies, y en esa ridícula posición sostenía la mochila sobre sus rodillas para que no se cayera. Entre tanto iba dando rienda suelta a su ingenio o intelecto, como quieran llamarlo. Desenrolló un largo cable conectado por un extremo a un diminuto aparato y por el otro dos pequeños adminículos que colocó dentro de sus oídos.
A continuación y como para demostrar sus innegables dotes intelectuales sacó otro aparatito de la mochila, un poco alargado, con una pantalla central y botones cruciformes en los dos extremos, abrió bien sus codos sin preocuparse si ello molestaba a sus vecinos de asiento, para que sus dedos pudieran jugar libremente sobre el teclado, y con una absoluta concentración digna de encomio movía los mismos con un ritmo asombroso en los botones: arriba, abajo, derecha, izquierda, abajo, derecha, arriba, abajo, abajo, izquierda, pulgar derecho, pulgar izquierdo, así sucesivamente”. Hasta que Arlt cerró su libreta de apuntes y, tristemente, retornó a su estado natural, es decir, a su mortalidad. (4 de enero de 2008).

Cronopio

César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.

Un comentario sobre “En el metro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR