Aguafuertes hispano-argentinas

El teléfono

Aguafuertes hispano-argentinas

El teléfono

Teléfono¡Ah, el teléfono! Cuando Graham Bell lo inventó ni se imaginó el desarrollo tecnológico que alcanzaría y el berenjenal en que nos metía; desde el momento del invento hasta su perfeccionamiento para poder prestar utilidad, el avance fue poco significativo. Recordemos esos cajones negros con una manivela que había que hacer girar como si se tratara de la manija con la que impulsábamos el motor de los primeros coches antes que se inventara el mágico botoncito que movía el motor de arranque. Darle a la manivela hasta que en otro extremo de la línea, en la centralita con clavijas que se enchufaban y desenchufaban para establecer la conexión entre dos números, la telefonista preguntaba “¿número?” y nosotros decíamos por ejemplo “con la estación”, e instantáneamente nos conectaba para que preguntáramos si el tren llegaba a horario.

Cosa que no ocurría si la conexión solicitada se encontraba a 500 Km, digamos como de La Pampa a la ciudad de Buenos Aires, circunstancia en la que no se podía obviar la pregunta “¿qué demora hay?”; “ocho horas, doce horas”, solía ser la respuesta, aunque finalmente la comunicación no se estableciera hasta el día siguiente. ¡Aún no se había inventado el cable coaxial que permitiría las múltiples e instantáneas conexiones! Y tal vez una conexión entre Buenos Aires y Madrid a través del cable submarino transoceánico fuera una odisea tan extraordinaria como el viaje a la luna.

Después vino el perfeccionamiento al eliminar la manivela y en su lugar colocar el disco numerado, la marcación automática; y entre uno y otro sistema hasta el día relativamente reciente en que aparecieron los teléfonos “celulares” (o “móviles”), transcurrió casi toda la existencia de la telefonía, digamos que un 95% aproximadamente del tiempo desde el maravilloso inicio de esta aventura técnica. Poseer un teléfono en la época prodigiosa en que se sucedían los inventos porque estaba todo por descubrir, era para unos pocos privilegiados, en realidad para esos pocos a los que su actividad les exigía poseerlos.

Teléfono 2

Pero he aquí, en esta supermoderna e hipertecnológica era, que uno se encuentra en cualquier paseo público, en una calle cualquiera, da lo mismo que sea fashion o chabolista, en un bar, o doña María en un Carrefour de León o de Buenos Aires, y percibimos que las personas sólo poseen una mano adherida al brazo; el otro brazo se continúa en su extremo con un aparatito rectangular que normalmente se lleva pegado a uno de los oídos, de modo tal que la gente va permanentemente con un brazo flexionado a la altura del codo y elevado hasta la cabeza (síndrome del teléfono móvil). ¿Y qué me dicen de la nomofobia? Es el acrónimo de móbile phobia y significa el miedo a no estar conectado por el móvil.

Este abuso no sería nada; este abuso a mí no tendría que afectarme. Pero ocurre que se produce una alienación y un enfrentamiento, entre la adicción al teléfono móvil y el instinto de supervivencia y –lamentablemente- en esta lucha se impone el primero. Ya no es que doña María estando en la frutería del pueblo extrae el aparatito rectangular desde el deformado bolsillo de su humilde batón, o que el paciente sentado en el sillón del dentista con su boca abierta en el trance más delicado de la intervención se inquiete al oír sonar su móvil desde la chaqueta colgada en el perchero.

Telefono dormitorio

 Y por sobre el instinto de supervivencia prevalece la atención al teléfono móvil, ¿o acaso no vieron a los automovilistas que circulan conversando, en total distracción de lo que sucede atrás y a los costados, y aún a veces por delante de su camino?, pues me ha sucedido observar alguno que en su despiste auditivo-fonético a punto estuvo de desenterrar alguna columna que se le interponía en bifurcación callejera.

Porque la distracción es total.  ¿Qué me dicen de los “bebés-suicidas” que conducen su cochecito, distraídos totalmente de su entorno y del peligro que los acecha, absortos en exclamar “da, da” y en juguetear con su chupete poniendo y sacándolo de la boca con su peculiar sonido, “plac”? Sí, son bebés-suicidas porque eligieron nacer de esa madre que al llegar a un “paso de cebra” peatonal cruza sin mirar (aunque tenga prioridad de paso ¿el instinto de supervivencia no le dice nada?) hacia un lado u otro como sería normal, empujando en forma automática el cochecito de su bebé, exponiéndolo al peligro de muerte sin pensar que ese retoño de su vida es más importante que una simple y seguramente intrascendente conversación telefónica.

Tampoco podemos obviar los teléfonos de respuesta automática, con los cuales uno se siente obligado a hablar con la sensación de que es poco menos que un idiota: usted marca un número y una voz de tonalidades más bien metálicas le dice “si usted quiere tal cosa marque 1. Si tal otra marque 2. Si es una u otra marque 3. Si no es ninguna de ellas marque 4. Si son todas ellas marque 5 que será atendido en breve” (musiquita que se repite varias veces porque es un número de pago).

Teléfonos móviles

Teléfonos móviles

¿Nunca sintió en estos casos la tentación de estrangular el teléfono con su propio cordón?. Si responde que no, le aconsejo la visita a un psicólogo… pero si responde que sí, no se preocupe en buscar un cordón ya inexistente. Y me tienen que perdonar que me despida abruptamente de ustedes, queridos lectores, porque mi móvil está sonando insistentemente. Hasta la próxima.

N. de la R. Tenía este artículo archivado desde hacía 4 o 5 años y hoy, al encontrarme con un vecino al que hacía tiempo no veía lo recordé porque… Él se detuvo, comenzamos una amigable charla con aspiración de prolongarse cuando, de pronto, el vecino mete la mano en su bolsillo del que sale, cuando no, su móvil implacable en su advertencia sonora: la amena charla había concluido nada más comenzar; con un gesto de la mano lo saludé, al retirarme frustrado.

http://pampeandoytangueando.com/aguafuertes-hispano-argentinas/en-el-metro/

About author
César José Tamborini Duca, pampeano-bonaerense que también firma como "Cronopio", es odontólogo de profesión y amante de la lectura y escritura. Esta última circunstancia y su emigración a España hace veinte años, le impulsaron a crear Pampeando y Tangueando y plasmar en él su cariño a la Patria lejana.
Articles

5 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.